El desconocido Stonehenge del Norte

Anillo de Brodgar

0 246

Mucho más al norte del Stonehenge inglés se encuentra otro antiguo recinto de piedras, poco conocido y rodeado de misterios. Se trata del Anillo de Brodgar, situado en las islas Orcadas, datado hacia el Neolítico, construido por antiguas comunidades de las que sabemos bastante poco. ¿Cuál fue la función de este gran espacio? Nuevamente, se apunta hacia las estrellas y el cosmos, el origen de la ritualidad y las primeras creencias del ser humano.

Al norte de Escocia, cerca de sus costas se encuentran las islas Orcadas. Este archipiélago de 70 islas enclavado en el turbulento Mar del Norte destaca por su clima frío, su constante viento y sus paisajes de colinas verdes. Su nombre proviene de un antiguo vocablo gaélico que significa «isla de jabalíes». Uno de los elementos más sorprendentes de estas islas es la abundancia de restos de época neolítica, cuando el clima era más templado y allí prosperaron comunidades dedicadas a la agricultura y la ganadería. Hay importantes restos como el asentamiento de Skara Brae o la antigua tumba de Maeshowe. Pero uno de los restos más espectaculares es el llamado Stonehenge escocés: el Anillo de Brodgar, declarado Patrimonio de la Humanidad, junto con las otras ruinas cercanas.

Construido hacia el 2.500 antes de Cristo, consiste en una formación de unas 27 de grandes piedras enclavadas en el suelo conformando un círculo casi perfecto. El círculo estaba compuesto por unos 70 megalitos, pero varios se perdieron y no llegaron hasta la actualidad. Este inmenso cromlech estaba rodeado de un foso excavado en la roca. Se encuentra enclavado en un majestuoso anfiteatro entre dos lagos, un lugar elegido con precisión. Además de los megalitos, en este lugar se construyeron edificaciones de piedra, rodeadas de fuertes muros. Pero ¿qué función tuvo este lugar? La abundancia de restos de alimentos ha hecho que los investigadores lo consideren un amplio espacio ritual, donde se hacían ofrendas y sacrificios de animales. Pero la disposición de las rocas apunta a que también sirvió como calendario lunar y observatorio de las estrellas, como en tantas otras ruinas antiguas, donde la relación con las estrellas y el cosmos era primordial. Especial mención le debemos al gran muro de roca que rodeaba todo el espacio ritual, que posiblemente funcionaba como delimitación del espacio religioso frente al cotidiano. 

Como en tantos otros puntos del planeta, nos indican nuevamente que el origen de la ritualidad, la observación de las estrellas y el origen cósmico estaban fuertemente interrelacionados. Este anillo fue una construcción que se utilizó para medir el tiempo y la posición de las estrellas, y que según los últimos estudios estaba rodeada de un centenar de construcciones diferentes que aún falta por desenterrar. Semejante abundancia constructiva es poco frecuente en épocas tan tempranas. Es evidente que los asentamientos de las Orcadas fueron precursores de las ideas que tiempo después se extendieron hacia el sur a las islas Británicas, y que dieron origen al famoso Stonehenge de Inglaterra. Un núcleo religioso y de innovación de gran importancia para el Neolítico. Cerca del allí se encuentra el complejo Ness of Brodgar con diferentes edificios y en el que en 2011 se encontró una pequeña figura antropomorfa llamada «Boy of Brodgar». Nuevamente, el camino hacia nuestro origen es el camino hacia las estrellas.

You might also like More from author

Comments

Loading...