El sonido del Universo

Aniversario

0 562

Johannes Kepler es muy conocido por haber fijado las leyes que rigen el movimiento de los planetas, pero también se encargó de actualizar las ideas pitagóricas y la famosa teoría de la Armonía de las Esferas. El sonido es una de las frecuencias que conforman el Universo, por ello su trabajo fue de gran importancia. Este 2019 se cumplen 500 años de su obra Harmoni Mundi en la que saca a la luz sus estudios sobre el sonido del Universo.

Tenemos que viajar al siglo XVI, cuando la ciencia comienza tímidamente a abrirse camino frente a los dogmas de la Iglesia. Por entonces, el cosmos era visto como algo inmutable, como si fuese un decorado. Nuestro planeta era el centro inmóvil del Universo y en torno a él giran el Sol y los planetas, sistema fijado por Ptolomeo cientos de años antes y que entonces era dado por válido. Pero a finales del siglo XVI comienzan a extenderse las ideas de Copérnico, un canónigo polaco que hizo trizas las convenciones de la época: afirmaba que el centro de nuestro sistema planetario era el Sol y en torno a él giraban los planetas. Para horror de los más conservadores, algunos intelectuales tomaron esta teoría por cierta y entre ellos uno de los profesores del joven Johannes Kepler quien se sintió fascinado por la teoría y la tomó por cierta.

Pero ¿cómo llegó Kepler a ser el mejor astrónomo de su época? Nacido en 1571 al sur de Alemania, se había interesado pronto por la Luna y las estrellas, siendo de joven testigo de un eclipse. Estudió en escuelas latinas y seminarios, acumulando conocimientos de matemáticas, latín, teología o física, e ingresó en la Universidad de Tubinga. Allí descubrió el sistema heliocéntrico que propuso unos años antes Copérnico y se convirtió en uno de sus valedores, en una época en la que se temía llevar la contraria a la Iglesia. Fue empleado como profesor y empezó a presentar estudios y trabajos, que atrajeron la atención de Tycho Brahe, el mejor matemático de la época y servidor del rey de Praga. Kepler acudió a esta ciudad y tras la muerte de Brahe, con quien siempre tuvo una relación de desconfianza, se hizo con el cargo. Era corriente que en aquella época, los matemáticos compaginaran sus estudios y trabajos a la vez que funcionaban de consejeros astrológicos de la monarquía y la nobleza. Sus minuciosos estudios y obras lo convirtieron en el astrónomo más importante de su época y un gran innovador.

El astrónomo alemán intentó demostrar que las distancias de los planetas al Sol venían dadas por esferas en el interior de poliedros perfectos, una forma de demostrar la perfección del Universo creado por Dios. Pero, Kepler sufrió una gran desilusión cuando las cuentas no le dieron lo que esperaba, por lo que tomó una decisión rompedora: se apartó de sus suposiciones y se abrió a otras posibilidades. Fijó que el movimiento de los planetas no era circular sino con elipses. Kepler se dedicó simplemente a observar los datos y sacar conclusiones ya sin ninguna idea preconcebida y gracias a ello, cambió la Historia. Otro paso fundamental fue en 1609, cuando el astrónomo observó una supernova y publicó una obra en la que explicaba el nacimiento de la estrella, lo que demostraba que el Universo no era algo estático ni las estrellas fijas, sino que se trata de algo en constante cambio. Se demolió así otro dogma de entonces. 

Veneraba la obra de Pitágoras, quien afirmó que existía la «Armonía de las Esferas», una armonía que emitían al moverse los cuerpos celestes que rodean nuestro mundo. En 1619 Kepler publicó Harmoni Mundi, una obra en la que explicaba sus conclusiones sobre este tema: aseguró que cada planeta produce un tono musical durante su movimiento de revolución alrededor del Sol y que la frecuencia del tono varía con la velocidad angular de los planetas medidas con respecto al Sol. Por ello, Kepler actualizó la teoría de la armonía de las esferas y la adaptó a su época. La frecuencia del sonido es uno de los pilares del Universo, sus ondas y sus movimientos, parte esencial del idioma universal. Y fue Kepler, el innovador por antonomasia quien nos lo vuelve a recordar. 

You might also like More from author

Comments

Loading...