Alimentos versus hipertensión arterial

Alimentos que reducen esta afección

1 178

La hipertensión arterial es considerada la gran plaga del siglo XXI, una de los grandes desafíos de la medicina moderna. Esta dolencia afecta a millones de personas de todo el mundo, siendo un síntoma de los excesos, una mala dieta, hábitos incorrectos y también predisposición genética. Una muestra más de los consecuencias de la desconexión con nuestro templo físico y de llevar vidas en las que no atendemos al presente, estando ocupados en mil actividades diarias, olvidándonos de nosotros y nuestro cuerpo.

Pero, ¿qué es la hipertensión arterial? Se trata de una enfermedad que hace que la presión del flujo sanguínea sobre las paredes de las arterias sea muy alta, lo que genera importantes riesgos y complicaciones. Hay que tener en cuenta que la elasticidad de las arterias es mayor en la juventud y menor con el paso de los años, por lo que esta afección surge cuando se alcanzan edades superiores a los 40-50 años. Es por ello, muy importante tratarse con el médico de confianza, que fijará el tratamiento más adecuado. Hay registros de hace cientos de años de esta dolencia, en Grecia, Sumeria o China, donde los galenos y médicos recetaban todo tipo de curiosos métodos para intentar controlarla: desde las famosas sangrías con sanguijuelas hasta perforaciones en la columna vertebral para liberar “espíritus”. Actualmente, se apuesta por ciertos medicamentos, evitar el tabaco, realizar actividad física y llevar una dieta cuidada.

Sino es tratada a tiempo, la hipertensión puede generar efectos muy adversos para nuestro organismo. Desde accidentes cardiovasculares (ictus, derrames o apoplejías) hasta insuficiencia cardíaca o daños en los riñones, por lo que la prevención es muy importante. Diversos estudios estudios han demostrado la directa interrelación entre el consumo de sal y la hipertensión, por lo que se suelen recomendar dietas hipotensivas, en las que la sal se intenta usar lo menos posible. Pero, más allá de evitar el sodio, hay una serie de alimentos que son una gran ayuda contra esta dolencia y contribuyen a reducirla o controlarla. A continuación hacemos un listado de los más importantes:

  • Ajo y cebolla: el gran remedio natural para cualquier afección. Ayuda a dilatar los vasos sanguíneos, arterias y venas, evitando problemas cardiovasculares y controlando los efectos de la hipertensión arterial.
  • Alcachofa, apio y pera: son potentes diuréticos que ayudan a depurar el organismo y regular la tensión. Eliminan sodio y ayuda a disminuir el volumen sanguíneo.
  • Nueces, semillas de chia, lino o cáñamo: ayudan a reparar paredes de las arterias y funcionan como antiinflamatorios.
  • Aceite de oliva extra virgen: el oro verde, ineludible en cualquier dieta sana. Sus antioxidantes ayudan a mantener joven el organismo, evitando el envejecimiento. Es además vasodilatador, lo que ayuda al sistema cardiovascular.

Obviamente, a estos alimentos hay que sumar la eliminación de todo aquello que empeora la hipertensión: carnes saladas, lácteos y quesos, mariscos, azúcares refinados,… Y sobre todo evitar alcohol y tabaco. En definitiva, recordar la importancia de nuestro templo físico, viviendo nuestro presente, evitando aquello que nos daña. Tener tiempo para vivir nuestra vida y no dejarnos arrastrar por las cuestiones cotidianas que nos hacen caer en vicios, preocupaciones, comidas apuradas, cigarrillos o sedentarismo frente al televisor. Todas ellas, actividades nocivas que afectan a nuestro templo físico, que reacciona enviándonos señales, como es la hipertensión arterial.

You might also like More from author

Comments

Loading...