El primer santuario de las estrellas

0 400

En el sur de Turquía se encuentra uno de los lugares más importantes para la Historia. Se trata de las ruinas de Gobekli Tepe, un lugar lleno de preguntas pero también de respuestas. ¿Quién construyó este lugar enigmático y porqué? Este santuario antiquísimo se erigió mirando a las estrellas, semilla de la religión y las divinidades. Gobekli Tepe significa “colina panzuda” en turco y había pasado desapercibida durante milenios. Un grupo de investigadores de Chicago la consideró un montículo con ruinas de época bizantina sin importancia. Pero, en 1994 el investigador Klaus Schmidt llegó a ella y de inmediato se dio cuenta que bajo la colina había algo grandioso. Y así poco a poco se fue desenterrando esta antigua y colosal construcción, la primera gran edificación del ser humano, cuando la agricultura o las Pirámides de Egipto aún no habían llegado.

Estas construcciones han sido muy estudiadas, por su gran antigüedad, pero aún queda mucho por desenterrar, ya que más el 95% de los restos permanecen bajo tierra. El conjunto consiste en estructuras circulares que estuvieron techadas, con pilares en forma de T, muchos de los cuales están decorados con figuras de animales y símbolos sagrados. Aunque falta mucho por desenterrar, los estudios sobre el terreno apunta a que podría haber cientos de estos curiosos pilares. Este lugar fue venerado durante cientos de años, por lo que las construcciones se superponen, dándose el hecho curioso de que las primeras estructuras a pesar de ser más antiguas, son de mejor calidad que las más modernas. Se calcula que a lo largo de los siglos se erigieron 16 estructuras, una encima de la otra, hasta que hacia el año 8000 antes de Cristo, el lugar fue enterrado y clausurado.

Datado en unos 11 mil años antes de Cristo, estas construcciones son aún un gran interrogante. Sin restos de viviendas, cultivos o ganadería en los alrededores, sabemos que no funcionaron como asentamiento. Por ello, se cree que pudo tener una función meramente religiosa o ceremonial. Es posible que en ese lugar tuviera su nacimiento la ritualidad humana, el origen de los primeros dioses y de la religión. Gobekli Tepe es la principal prueba que esgrimen algunos especialistas para asegurar que no fue la agricultura la que sedentarizó al ser humano, sino la religión, que posteriormente daría origen a los primeros asentamientos. Las muestras de arte y las figuras animales nos muestran que estas primeras divinidades estaban vinculadas a las bestias que las gentes de aquella época observaban en los campos.

En aquella época tan temprana, como en tantos otros antiguos restos arquitectónicos del mundo, se puede apreciar el influjo de las estrellas. La autora Anael explica en su libro “Descubre tu Origen Estelar, La Piedra Angular” (Editorial Kier) que esta construcción está orientada hacia la estrella Sirius, venerada por muchos pueblos de la Antigüedad. Sirius, que durante milenios estuvo bajo la línea del horizonte, hacia el 9000 antes de Cristo apareció en los cielos. Este hecho pudo haber incitado la construcción del templo de Gobekli Tepe. Por otro lado, los animales representados en los pilares pudieron representar las constelaciones, como la del Perro o la de los Escorpiones. Otro aspecto importante son los pilares en forma de T, una simbología , la de la sagrada Tau, que se ha mantenido durante los milenios como explica Anael en su libro, hasta incluso los Templarios de la Edad Media. Por ello, es muy significativo que la primera gran construcción humana y el origen de la religión estén vinculados a las constelaciones. Una vez más, el origen está en las estrellas.

You might also like More from author

Comments

Loading...