El oro: poder y también salud

Mineral polifacético

0 308

El oro es desde los albores de la Humanidad, símbolo de riqueza y poder, por lo que su historia es extensa. Sin embargo, más allá de joyas y lingotes, ¿sabías que el oro ha sido usado hasta la actualidad como medicina? A lo largo de los siglos, este metal ha sido utilizado como remedio secreto y milagroso de diversas afecciones, reservado a las clases altas y pudientes. Considerada una vulgar superstición, el uso del oro con fines médicos se mantiene hasta hoy en día en la crisoterapia.

El oro ha sido metáfora de poder y prosperidad, usado desde que la Humanidad comenzó a extraer minerales de la tierra, durante el Calcolítico. La nobleza y las monarquías la han usado desde su origen, símbolo de estatus social y de riqueza o incluso de la divinidad. Los egipcios creían que la piel de los dioses estaba cubierto de polvo de oro y llevar cualquier objeto de este material ya colocaba a las personas por encima de la mayoría. Pero ¿porque es tan apreciado el oro? Su color dorado ha sido vinculado desde siempre con el poder solar y la fuerza del astro rey, a lo que se une su conservación sin oxidarse y su maleabilidad. Su origen como mineral nos es desconocido, aunque diversas teorías apuntan a que pudiera provenir de estrellas en formación o de la acción de los gases del interior del planeta.

El deseo de conseguir este dorado metal provocó fuertes cambios en la Historia. Es famosa la actividad de los alquimistas medievales, que buscaban la fórmula mágica que les permitiera convertir un metal común en oro. En realidad la actividad de los alquimistas fue mucho más extensa, creándose redes secretas de esoterismo y misticismo por muchos puntos del mundo y abriendo las puertas a la Química moderna. Por otro lado, el oro fue la que llevó a muchos exploradores europeos a descubrir nuevas tierras en América, Asia o África, con el consecuente genocidio de los indígenas. Leyendas como la Ciudad de los Césares o El Dorado marcaron miles de expediciones en la Edad Moderna. Algo que se mantuvo en las colonizaciones de Alaska o California en EEUU, con las recurrentes «fiebres del oro».

Pero, el oro también ha sido usado con fines médicos. Se creía que era beneficioso para afecciones de la piel o simplemente para mantenerla tersa. Cleopatra, la famosa reina egipcia, dormía con una máscara dorada para purificar su piel y los romanos usaban pomadas con el oro como principal ingrediente. Las clases altas solían mascar láminas de oro o lo añadían en pequeñas cantidades a las comidas, ya que se creía que aliviaba problemas estomacales y administraba fuerza a personas débiles. El rey francés Luis XII ingería grandes cantidades de oro por sus problemas de salud, recomendadas por sus alquimistas. En épocas más recientes, las sales de oro fueron usadas contra enfermedades como sifilis o el asma, sin resultados positivos.

Actualmente sabemos que el oro genera secuelas importantes y puede resultar tóxico, ya que algunos de sus componentes no pueden ser asimilados por el organismo. Sin embargo, se sigue usando hoy en día en la técnica llamada crisoterapia, que plantea el uso de las sales que mezclan oro y azufre. Con inyecciones o administrados de forma bucal, estas sales son usadas desde principios del siglo pasado en algunas afecciones, sobre todo contra la artritis reumatoide que afecta a manos y pies. Los efectos secundarios son importantes, pero en general el tratamiento ha permitido reducir los síntomas, algo que todavía no ha podido ser probado científicamente. Por todo ello, el oro es mucho más que un bello mineral; el oro ha marcado la Historia e incluso ha sido usado como medicina.

You might also like More from author

Comments

Loading...