Mano de Buda, la fruta divina

De Asia a Occidente

0 584

Esta fruta sorprende por su caprichosa forma que recuerda a las manos o garras, procedente del Sur de Asia. Está siendo redescubierta por la cocina occidental, ya que a su exótico sabor hay que unir sus numerosas y beneficiosas propiedades para nuestro organismo. Además, la mano de Buda esconde una curiosa historia en la que se entremezclan el general Alejandro Magno y los templos orientales.

La mano de Buda es una variedad de citrón, también llamado toronja o cidra, un pariente del limón. Consta de de una especie de cabeza que luego se prolonga en apéndices semejantes a dedos, de donde procede su nombre, cubierto de una piel amarilla. Nace en árboles pequeños, originarios de algunas regiones de India y China, que es muy sensible a temperaturas extremas y prefiere lugares templados. Se trata de un fruto peculiar, que surge de una flor que no llegó a ser fecundada, por ello carece de semillas o jugo. Tiene una pequeña pulpa y una extensa cáscara dura y fragante que se usa para aromatizar. En Oriente esta fruta se usa mucho como ofrenda en los templos, sobre todo aquellas que asemejan una mano cerrada, símbolo de la oración.

Se dice que fue el primer cítrico que llegó a Europa. El culpable fue el conquistador macedonio Alejandro Magno, que en su épica expedición llegó a la India. Allí, entre muchos avatares militares y aventuras, descubrió esta extraña fruta y decidió llevársela de regreso a Europa por su curiosa forma. Aunque Alejandro nunca llegó a retornar, la fruta parece que sí, adelantándose a los cítricos que siglos después llevarían los musulmanes hasta el sur de España y al resto de Europa.

En los últimos años se descubrió que además de exótica y curiosa, esta fruta posee importantes propiedades para nuestro organismo, por lo que cada vez se intenta utilizar más. Al igual que otros cítricos, la mano de Buda es una excelente fuente de vitamina C, un gran antibacteriano, antioxidante y potente energizante. Además contribuye a limpiar el sistema digestivo, evitando complicaciones en el tránsito intestinal. Es un gran expectorante, aliado frente a problemas respiratorios, fuente de calcio y fibra. Se trata de un alimento muy sano ya que carece de grasas, azúcares o proteínas. Actualmente se la utiliza en las cocinas para postres, aromatizar platos o en sopas y guisos, por su intensa fragancia y su médula de intenso sabor. Su piel se ralla o puede ser confitada. Por todo ello, la mano de Buda es un alimento que merece la pena descubrir.

You might also like More from author

Comments

Loading...