La verdad milenaria del Bhagavad Guita

Obra fundamental

0 419

En una cultura tan profundamente reflexiva y filosófica como la india, hay una obra fundamental: el Bhagavad Guita. ¿Por qué este ancestral texto es tan importante no solo para los hindúes sino también para cualquier persona? Escrito en una época desconocida en los albores de la Humanidad, sus enseñanzas son intemporales, dando respuesta a interrogantes que muchas veces nos acechan a lo largo de nuestras vidas: el alma, la libertad individual o la naturaleza de nuestras acciones. ¿Cómo sabemos si estamos actuando de la mejor forma posible? Este texto milenario aporta imperdibles explicaciones y la sabiduría de la siempre reflexiva cultura india. La Editorial Kier acaba de lanzar una imperdible reedición de este clásico inmortal, pero escrita bajo la mirada del padre moral de la India, Mahatma Gandhi.

Arjuna y Krishna

En la rica y excelsa cultura hindú, tan profunda y extensa como la geografía de la inmensa India, hay un texto fundamental, el Mahabarata. Este monumental texto de gran extensión, donde se mezclan mitos y religión, es la piedra angular de la tradición india, pero dentro del Mahabarata hay una obra muy querida. Se trata del Bhagavad Guita, una epopeya donde se hace una encomiable y bella esquematización de los pilares básicos de la moral hindú. Su cronología resulta incierta, algunos creen que tiene su origen hacia el 3.100 antes de Cristo, otros que fue escrita entre los siglos V y III antes de Cristo. Tampoco se conoce su autoría, pero se lo suele atribuir a una figura tenue que se pierde en las brumas de los tiempos, el sabio Vyasa, cuyo nombre viene a significar “editor”. A esta figura casi mítica se le atribuye también haber redactado textos sagrados para el hinduismo como los Vedas, losUpanishads o los Puranas.

El texto se centra en la mítica guerra entre dos grupos de primos, los Pándavas y los Kauravas, quienes se enfrentan por el trono del Norte de la India. Ambos encarnan el antagonismo, la lucha entre el Bien y el Mal, enfrentados en una guerra eterna, como metáfora del bien y el mal que habita en nuestro interior. En la crítica batalla de la llanura de Kurukshetra, ambos ejércitos se encuentran, y el campeón de los Pándavas, el guerrero Arjuna está acompañado de Krishna. Esta figura clave es un avatar de la Divinidad, Visnú, o la propia Divinidad encarnada, como relata durante la obra. Arjuna se siente confundido y horrorizado de tener que luchar en una guerra contra sus propios familiares, por lo que pide consejo al sabio Krishna, que lo acompaña como auriga y le responde con una extensa explicación.

Las respuestas de Krishna van desarrollando los principios del pensamiento hindú y respuestas a preguntas que todos nos hemos hecho. La naturaleza del Alma, el servicio, el conocimiento, la fuerzas que mueven las tornas del mundo, la prevalencia del Bien,… Pero la verdadera base del Bhagavad es la respuesta a ese interrogante que tanto nos atenaza todos los días: ¿cómo actuar de la mejor manera posible? Aquel que evita la acción no hace más que demorar lo inevitable, como parte de la concepción hinduista del mundo como algo sujeto al constante cambio y devenir. Así, según el Bhagavad, la mejor forma de actuar es hacerlo de forma desinteresada, sin deseo, ambición, renunciando al fruto de nuestros actos. Convertirse en meras herramientas de la Divinidad, actuando sin esperar un resultado determinado. Que nuestra vida se centre en el camino, más que en la meta.

Este concepto de las acciones, escrito hace milenios, continúa siendo aplicable en esta época y en cualquier otra. Muestra de ello fue Mahatma Gandhi, el prócer indio que tuvo que hacer frente a las turbulencias de los conflictos interétnicos y la descolonización de los años 1940. Impulsor de la lucha pacífica, la acción desinteresada y la reunificación de la población india, Gandhi afirmaba que su vida entera se basó en el estricto cumplimiento del Bhagavad. Algo que otro muchos idealistas practicaron durante su vida, como Martin Luther King. Otro ejemplo es Anael, escritora y fundadora de Origen Estelar, quien afirma en sus obras filosóficas que la acción debe ser llevada a cabo sin suposiciones de ningún tipo. A través de la acción expresamos quienes somos verdaderamente, dejando expresar nuestro ser cósmico. Pero, obviamente, sin atisbo de orgullo o ambición y como último paso de un camino interior de autoconocimiento, como también afirma el Bhagavad. Palabras de ayer y hoy que se entremezclan para darnos un mensaje claro.

Tal como el ignorante ejecuta todas las acciones con apego, también, oh Bharata, el sabio debe actuar, pero con desapego, por el bienestar de la Humanidad.

Bhagavad Guita

You might also like More from author

Comments

Loading...