Breve historia del chocolate

Desde los olmecas hasta ahora

0 1.749

El chocolate es una gran perdición para muchas personas, un autentico vicio que relacionamos con la barra tradicional que compramos todos los días. Pero el chocolate ha tenido una extensa historia que lo ha hecho cambiar desde su origen precolombino hasta la actualidad. Ya era consumido hacia el 1900 antes de Cristo, siendo los olmecas los primeros en degustarlo en forma líquida. El nombre proviene de la castellanización del término náhuatl, xocolatl.

Cuando los españoles llegaron al continente americano, se encontraron con un curioso brebaje que generaba devoción entre los mesoamericanos. El cacao era para los aztecas y demás pueblos de la región centroamericana un alimento de gran importancia, siendo usadas las semillas de cacao como moneda de cambio. Era considerado un potente vigorizante, afrodisíaco y un signo de distinción, pues las clases altas lo consumían en muchas variantes, mezclas y en elaborados recipientes. Los aztecas lo importaban como tributo desde la región de Chiapas, donde era producido en abundancia. Había muchas variedades como el atexli, hecho con agua, cacao y maíz y servido frío; el tzone, a partes iguales de maíz tostado y cacao; el chilcacautl, con chiles,… Pero en general, los aztecas lo consumían frío y con especias autóctonas picantes.

Los conquistadores en general consideraban estos brebajes como «desagradables», sin embargo, mantuvieron sus cultivos y el comercio para mantener la economía en activo. La caída demográfica indígena de los siglo XVI y XVII golpeó a esta actividad, pero para entonces, los españoles ya se habían acostumbrado a consumir el cacao por el intenso contacto con las poblaciones autóctonas y sobre todo el papel de las mujeres indígenas casadas con europeos, que se encargaban de preparar el chocolate. Se calcula que para principios del siglo XVII, el chocolate empieza a llegar a Europa, a través de aquellos españoles que iban a venían a la Península: sobre todo mercaderes y clérigos. Ya en 1639 la Corona española interpuso los primeros impuestos al chocolate y a sus aditivos.

La reina María Antonieta de Francia tomando chocolate

En esas primeras etapas, esta bebida era consumida totalmente de la forma azteca: frío, con especias picantes y espumoso. Incluso se mantuvieron los recipientes americanos: el tecomate, una copa de arcilla, y la jícara, una calabaza lacada. Sin embargo, pronto comienzan a surgir las variantes, desarrolladas no desde la búsqueda de innovar, sino intentando mantener su sabor. Se añade azúcar al chocolate, lo que lo hace más dulce, y especias como la vainilla, canela o incluso sésamo. Se extiende al resto de Europa a lo largo del siglo XVII y XVIII, siendo muy apreciado en Inglaterra o Francia. Nacen las chocolaterías, lugares donde las clases acomodadas se deleitaban con tazas de chocolate con agua y con leche, una innovación desarrollada por los ingleses. En el siglo XIX llega a EEUU.

Actualmente el chocolate es muy consumido en el mundo, siendo producido sobre todo en África. Su fama no ha hecho más que aumentar con las muchas propiedades de este alimento: posee potentes antioxidantes, hierro y magnesio, ayuda a la circulación, es un gran energizante y algunos estudios consideran que podría ayudar a prevenir el envejecimiento cerebral. Genera en el cerebro una sensación similar al del enamoramiento, debido a que posee feniletinamina. Es la estrella de la repostería, infaltable en cualquier postre o dulce, lo que también hace que sea un agente potenciador de la obesidad y haya que cuidar su consumo, priorizando el chocolate negro amargo frente al chocolate con leche industrial. Por su parte, Argentina es el mayor consumidor latinoamericano de chocolate, unos 3 kg al año por persona. Sea como sea, como afirmó el botánico Carlos Linneo, el chocolate es un «manjar de los dioses».

Dale click en la imagen

You might also like More from author

Comments

Loading...