Los misterios de Babilonia

La más grande de Mesopotamia

0 1.925

En la fértil tierra entre los míticos ríos Tigris y Éufrates, se desarrolló durante largos milenios la cultura mesopotámica. Ciudades-estado guerreaban entre si intentando dominar el extenso valle, cientos de reyes levantaban tumbas, templos y palacios, invasores de las fronteras conquistaban las ciudades para luego ser derrotados,… La historia nos habla de innumerables urbes y reinos que surgían y caían en una especie de danza incansable. Sin embargo, hubo una ciudad que destacó por encima del resto y ha quedado fuertemente impresa en la tradición: Babilonia.

El origen de esta mítica población es desconocido, los historiadores aún no se ponen de acuerdo. Pero los primeros indicios sobre su existencia son del siglo XXIV antes de Cristo, en la época en que el Imperio Acadio dominaba la región bajo el puño de hierro del rey Sargón. Parece que fue fundada por pobladores del desierto y poco a poco fue creciendo. Pasaron los siglos y se conforman los imperios amorreo y posteriormente el asirio en Mesopotamia, en los cuales Babilonia empezó a tomar importancia y a rebelarse a los invasores. Aquello le costó caro, pues el cruel rey asirio Asurbanipal, en venganza por las conspiraciones, logró conquistar la ciudad y asesinar a sus habitantes.

Sin embargo, Babilonia al igual que un ave fénix, pudo renacer nuevamente. Mediante pactos, alianzas y muchas guerras, logró independizarse y crear su propio reino. Así la ciudad entró en su época de mayor esplendor bajo el gobierno de Nabucodonosor (604-562 ADC). Este gobernante realizó una inmensa obra de reconstrucción, ya que la urbe estaba arruinada tras los largos conflictos, convirtiéndola en una majestuosa y refinada capital oriental. Se convirtió en la ciudad mas grande de Mesopotamia, con unos 500 mil habitantes.

Relieve de un grifo mitológico

Babilonia estaba custodiada por un complejo sistema de murallas dobles, fosos, torres y el propio Río Éufrates. Dentro había también distintos recintos amurallados, convirtiéndola en un auténtico fortín. En estas defensas se abrían grandes puertas como la más famosa de todas: la puerta de Ishtar. Relucía al inclemente sol de esa región, pues estaba cubierto de azulejos azules, con imágenes de leones y los grifos, criaturas mitológicas que guardianaban la ciudadela. A través de esta puerta se accedía a la impresionante Avenida de las Procesiones, donde de un lado se encontraba el río y del otro se alineaban los principales edificios. Junto a las numerosas viviendas, los mercados y otros edificios civiles, la ciudad tenía la friolera de unos 43 templos (zigurats) y santuarios. En ellos tenía un lugar primordial Marduk, la divinidad local, representado con un dragón y vinculado a Júpiter.

Uno de esos complejos era el de Esagila que contaba con lago propio, sin embargo el más destacado es el de Etemenanki, llamado también Torre de Babel. Originalmente era una construcción de 7 pisos, un triángulo escalonado en cuyo nivel superior se encontraba el santuario dedicado a Marduk y pintado de azul, imitando al cielo. Su época de construcción se desconoce. Su imagen está vinculada a las palabras de la Biblia en el Génesis, según el cual, Yahvé se enojó con los constructores porque intentaban alcanzar el cielo y los maldijo para que hablaran distintas lenguas, condenados a no entenderse. Heródoto, el genial viajero y escritor griego, la conoció y describió como una “torre maciza” de gran altura. Se han encontrado escasos restos de esta edificación, de la que aún se duda si realmente existió.

Idealización de la Torre de Babel

En la ciudad había también otras construcciones importantes. El templo de Nabu, decorado con símbolos geométricos, posiblemente funcionaba como escuela. Enormes y muy elegantes palacios, donde residían los monarcas, sus familias y sirvientes, junto con las oficinas administrativas. El llamado Palacio del Norte contaba con una colección de antigüedades de los reyes o el Palacio Real donde Nabucodonosor poseía el salón del trono, decorado con azulejos y bellas pinturas. O el puente de 7 pilonos de piedra sobre el Éufrates, un hito arquitectónico para la época donde la mayoría de las construcciones eran de adobe.

Pero, la construcción más curiosa y que pasó a formar parte del listado de maravillas del mundo antiguo fueron los Jardines Colgantes. Según las leyendas, fue construida por Nabucodonosor para su esposa extranjera, Amitys, que añoraba sus montañas verdes natales. Los Jardines habrían consistido en terrazas escalonadas de piedra donde se plantaron todo tipo de árboles, flores y arbustos, que por su elevación podían ser admiradas de lejos. Un sistema de riego con norias permitía subir el agua y regar estos jardines fabulosos. Aquel ingenio generó estupefacción en la época y sobre todo en visitantes grecolatinos como Filón de Bizancio y Estrabón.

Idealización de los Jardines Colgantes

Sin embargo, se han encontrado pocos restos de esta maravilla antigua, solo pozos que pudieron servir para extraer agua y algunas bóvedas de las terrazas. Lo cierto es que la construcción de torres escalonadas con vegetación, como símbolo de Dios y de la montaña originaria de donde surgió la vida, también se ha encontrado en otros lugares. Es el caso del zigurat de Ur Nammu de la ciudad de Ur, que parecía también poseer canalizaciones y sistemas de riego para la vegetación, descubiertos por Leonard Wooley en 1920.

Sea como sea, la ciudad pronto entró en decadencia. Los descendientes de Nabucodonosor no pudieron mantener el orden y fueron derrotados por los invasores persas. Años mas tarde, cuando llegaron los victoriosos generales de Alejandro Magno, la ciudad estaba en franca decadencia. Los Jardines fueron arrasados en el 126 y la Torre de Babilonia convertida en mina de piedra, los palacios se arrumbaron y los templos se desmoronaron. El dictador Sadam Hussein, en un atisbo de querer inmortalizarse, hizo reconstrucciones entre las ruinas, convirtiéndolas en una especie de atracción turística. Los siglos pasaron, pero Babilonia parece condenada a ser destruida y reconstruida hasta el fin de los tiempos.

 

Dale click en la imagen

You might also like More from author

Comments

Loading...