Alimentos que enferman

0 1.105

La alimentación es un tema primordial para muchas personas. El cuidado del cuerpo implica una dieta sana y saludable, por lo que la gente está cada vez más informada sobre azucares, grasas o carbohidratos. Sin embargo, la calidad de los alimentos en un planeta cada vez más contaminado y con menos espacio para plantar es difícil de mantener. Sobre todo cuando prima la rapidez por producir más cantidad, al menor costo y con la mayor velocidad. Hay muchos ejemplos de una industria alimentaria que favorece los beneficios financieros frente a los de la salud de las personas.

1-Alimentos procesados

La industria busca generar alimentos sabrosos, vistosos y que además duren más tiempo. Y para ello les introducen todo tipo de sustancias que resultan muy perjudiciales para la salud. Azucares, edulcorantes, sales, conservantes,… que en grandes cantidades generan colesterol, problemas hepáticos, hipertensión o incluso cáncer.

Un ejemplo muy claro de esto son las cadenas de comidas rápidas, con alimentos que contienen muchas más calorías de las recomendadas y son una fuente de diabetes. El kétchup, por ejemplo, es uno de estos alimentos ultra procesados, que de tomate tienen muy poco, ya que son mezclas con altas cantidades de sal, aditivos, conservantes y poco valor nutricional.

Las conservas tienen mucha sal, las frutas enlatadas poseen concentraciones de jarabe de glucosa y azúcar muy altas. Otro gran enemigo de la salud son los snacks y papas fritas, que tienen sal, grandes cantidades de sodio y resultan adictivos. Y no podían faltar las gaseosas, auténticas bombas de azúcar que contribuyen a la epidemia mundial de obesidad.

2– El debate de los transgénicos

Se han vertido ríos de tinta sobre si son positivos o negativos para la salud. Ha habido varios estudios sobre su uso alertando sobre sus desventajas (como el de Exwen y Pustzai en 1999) que nunca han sido concluyentes e incluso han sido denunciados por incorrectos. Lo cierto es que es una industria multimillonaria en la que hay muchos intereses en juego y un intenso debate respecto al tema. Por ello, dejaremos a criterio del lector.

Sin embargo, aunque su efecto en los humanos aún no está claro, su impacto en el medio ambiente sí lo es. Generan contaminación del suelo y un aumento de sustancias tóxicas, afectan a la biodiversidad debido a la introducción de elementos extraños en los ecosistemas que destruyen a otras especies. Generan resistencia de los insectos y hierbas indeseadas ante medicamentos desarrollados para su contención.

3– Pollos y ganado con antibióticos

El uso de antibióticos en pollos, cerdos o vacas lleva muchos años realizándose, casi desde 1950. Fue entonces cuando se descubrió que la introducción de sustancias, como la streptomicina o la sulfa suxidina y más delante las tetracicilinas, en los alimentos de los pollos, hacían que estos engordaran y crecieran más rápidamente. Sin embargo, ello ha generado brotes de bacterias como la Salmonella o la Escherichia colli, enfermedades muy nocivas para las personas.  Bacterias, que ante la profusión del uso de antibióticos, se han hecho resistentes a los intentos de eliminarlas. En 1999, un estudio realizado por el Comité Asesor de Seguridad Alimentaria del Reino Unido demostró que el 95% de los medicamentos para luchar contra la Salmonella ya no son efectivos.

La relación entre personas y animales se da en varias vías. Primero por el antibiótico que pueda quedar en la carne, y por otro, las bacterias del tracto intestinal del animal se extienden por la carne durante la matanza. Esto hace que las bacterias superresistentes que poseen estos animales lleguen al ser humano. Se calcula, según la OMS, que en el mundo enferman 582 millones de personas por esta causa, de las cuales fallecen 351 mil cada año.

4– Pescado contaminado

En marzo de este año, saltaron las alarmas. Un estudio de la UADE llego a la conclusión de que el 66% del salmón rosado que se trae de Chile está saturado de antibióticos. Se encontró flumequina y clorhidrato de oxitetraciclina en niveles que superaban lo permitido. La sorpresa llegó sobre todo porque se considera un alimento gourmet y de confianza.

En el país vecino, segundo exportador mundial de salmón después de Noruega, los peces se crían en piscifactorías y allí se les introducen antibióticos y pesticidas para evitar las enfermedades. Estas sustancias toxicas quedan alojadas a veces en el pescado. Además, se repite el problema de las súper bacterias en el organismo humano.

Por otro lado, los especialistas piden que se modere el consumo de determinados pescados por la gran acumulación de mercurio que presentan. El mercurio llega a ellos debido a la contaminación procedente de minas, vertidos industriales o la combustión de carbón. Hay especies de peces y mariscos que por su localización y por su estructura, absorben más esta sustancia muy peligrosa: es el caso del atún, el pez espada o la corvina.

5-Pesticidas y glifosato

La agricultura tiene entre sus peores enemigos a las malezas. Para contrarrestarlas, los agricultores han echado mano muchas veces de productos muy nocivos.

Sobre el glifosato hay mucha polémica al respecto. Fue diseñada y creada por la multinacional Monsanto. La OMS la considera una sustancia cancerígena y la Unión Europea la tipificó como tóxica y peligrosa, pero aún no hay estudios concluyentes sobre el tema y se sigue permitiendo su uso. En dos ocasiones, la EPA (Agencia Ambiental de EEUU) ha encontrado a científicos falsificando pruebas organizadas por Monsanto para determinar su toxicidad. Nuevamente los intereses detrás del tema son enormes.

Frente al ambiguo glifosato, hay otras sustancias que si son muy perjudiciales para la salud y se siguen usando en los cultivos. Es el caso de la atrazina, que genera efectos negativos en la piel, los ojos, el riñón y el hígado y provoca la contaminación de las aguas. Debido a esto se prohibió en 2004 en la UE, pero se sigue usando masivamente en el mundo y es el herbicida más usado en  80 países.

Dale click en la imagen

You might also like More from author

Comments

Loading...