Ciencia versus contaminación

Nuevos avances

0 239

Frente a una actualidad cada vez más atenazada por la contaminación, la ciencia esta ideando proyectos cada vez más originales para reducir los gases contaminantes. Ideas casi de ciencia ficción como convertir gases en piedras o fertilizar los océanos con hierro, todo con el objetivo de evitar que nuestro mundo sucumba ante la contaminación.

En estos días se esta celebrando una importante cumbre mundial sobre el clima en la ciudad polaca de Katowice. En la reunión las caras son largas por las cifras que arrojan diversos estudios y que avisan de que el tiempo para reducir emisiones contaminantes se agota. Industrias, centrales energéticas y automóviles siguen escupiendo gases contaminantes a una atmósfera ya saturada de gases que el ser humano lleva generando desde la Revolución Industrial. Se colocó el año 2030 como la barrera, a partir de la cual revertir el cambio climática será difícil. Mientras, la burocracia mundial se sentó e intentó dar los primeros pasos en la articulación del Acuerdo de París del 2015, un acuerdo mundial que intentará que para el año 2100, la temperatura sólo aumente entre 1,5 y 2 grados.

Frente a las dificultades de poner de acuerdo a todos los gobiernos del mundo en bajar las emisiones, la ciencia intenta avanzar con otras medidas más atrevidas y que muchos han considerado polémicas. Una de ellas es la captura de dióxido de carbono, con una tecnología que empezó a usarse hace 20 años. Pero ¿en qué consiste? Los gases que emiten industrias o centrales energéticas, en vez de ser volcados al aire son guardados y transportados bajo tierra. Países como Noruega, Brasil y EEUU han desarrollado diversos proyectos que se espera que crezcan en los próximos años, pero su capacidad es reducida y su coste muy alto. China ideó recientemente un sistema para que sea rentable: utilizar los gases capturados en yacimientos de petroleo, para que el crudo salga a la superficie más fácilmente.

Sin embargo, se teme que esta tecnología pueda provocar temblores o sismos, por lo que no es un plan desprovisto de riesgos. Otra opción es la que se está desarrollando en Islandia. El sistema llamado CarbFix es realizado ya en centrales geotérmicas (extraen la energía del calor del interior de la tierra) para limpiar emisiones de dióxido de carbono. Mediante un complejo proceso, el CO2 es capturado y convertido en rocas. ¿Cómo funciona este innovador sistema? Los gases contaminantes son disueltos en grandes cantidades de agua e inyectados en pequeñas plantas y depósitos a más de 1000 metros de profundidad. Allí reacciones químicas convertirán los gases en rocas. De esta forma se ha logrado eliminar los gases y convertir a estas centrales en un modelo para el mundo.

Otros proyectos se refieren a proteger al planeta de los rayos solares con medidas radicales. Es la llamada geoingeniería, que plantea alterar el planeta para evitar el calentamiento global. Se están estudiando diversas opciones entre las cuales está la de rociar la atmósfera con carbonato de calcio u otras partículas para reflejar la luz solar y evitar el calentamiento. De esta forma, se lograría rebajar las temperaturas, pero lo cierto es que el proyecto esta aún en fase experimental y hay toda una serie de posibles efectos que generan temores. Se podrían alterar los patrones de lluvias o afectar a las plantas al modificar la luz que reciben. Otra opción se encuentra en el fitoplacton de los océanos, que absorben de forma natural el CO2 y se intenta aumentar su actividad usando hierro para estimularlo. Otras iniciativas apuntan a incrementar la masa forestal y aumentar su absorción de dióxido de carbono. Todo con el objetivo de que el mundo pueda seguir respirando y los gases no lo acaben asfixiando.

You might also like More from author

Comments

Loading...