Lluvias que no son de agua

Curiosidades

0 306

En muchos puntos del planeta se han registrado eventos especialmente extraños, las llamadas “lluvias de peces”. Tormentas después de las cuales se descubren cientos o miles de peces que cubren el suelo. Estos hechos no sólo son reales, sino que además tienen una explicación lógica, a pesar de que durante la Historia se han considerado señales divinas o castigos de Dios. ¿Cuál es su causa?

En la ciudad hondureña de Yoro se suele contar una curiosa leyenda. Se dice que hace muchos años, cuando una terrible hambruna azotaba a los sufridos pobladores, llegó un misionero español, el Padre Subirana. Considerado un santo, el religioso se lamentó del hambre y tristemente oró a Dios durante 3 días y 3 noches. Y la Providencia respondió, enviando peces desde el cielo. Este milagro se sigue repitiendo hasta hoy en día ya que se dice que entre mayo y julio, de vez en cuando se producen violentas tormentas con rayos e intensas lluvias. Hasta ahí todo normal, en un país con clima tropical. Pero al concluir la lluvia, los pobladores salen y se encuentran con cientos de peces en el suelo, la mayoría todavía vivos.

Para los incrédulos, podemos afirmar que hay otros lugares donde se han registrado estas “precipitaciones de animales”. En 2007, en la ciudad costera de Alicante, España, se produjo una lluvia de cientos de ranas; en Australia llovieron cangrejos en 1978; o en varios puntos de EEUU cayeron serpientes en Memphis. En otras épocas estos fenómenos eran considerados obras de los dioses o un castigo divino. En inglés, cuando llueve intensamente se suele usar la expresión “llueven perros y gatos”. Su origen es incierto, pero se vincula al hecho de que en los techos de las casas medievales solían acumularse restos o cadáveres de estos animales, que caían a las calles cuando llovía mucho. O pudiera tener su origen en estas extrañas precipitaciones de animales. Hay quienes incluso han atribuido estos singulares chubascos a OVNIS.

Pero más allá de riesgosas especulaciones, la ciencia ha desarrollado una explicación para estos fenómenos. El hecho de que estos eventos fueron considerados una farsa, impidió que se estudiasen durante muchos años. Fue finalmente el francés Ampere quién se interesó en estas tormentas, tomándolas como ciertas. Diversos estudios permitieron finalmente encontrar la causa de estos fenómenos: pequeños tornados. Estos aspiran peces o animales de los ríos o de una extensión amplia, los elevan por la fuerza de los vientos hasta los frentes tormentosos y luego son precipitados con las lluvias en zonas limitadas. El proceso es rápido, por lo que la mayoría sobrevive y caen vivos sobre la tierra, o incluso pueden aparecer congelados, al haber pasado por frentes fríos. Por ello, los causantes son estos pequeños tornados o trombas, que recogen cientos de animales, ya sean peces o ranas. De maldición divina a lluvia singular.

You might also like More from author

Comments

Loading...