El mago del aire y el agua

Pintor excepcional

0 398

William Turner fue uno de los pintores más importantes del siglo XIX, el que con sus paisajes y escenas difuminados preconcibió el Impresionismo de Monet o Sisley. Viajero incansable, recorrió Europa buscando paisajes que lo inspiraran o lo acercaran a los elementos que tanto quiso plasmar en sus obras: el aire, el agua o la luz. El Museo de Bellas Artes de Buenos Aires tiene el privilegio de alojar una magnifica muestra de la colección del Tate londinense, donde se muestra la evolución del pintor a lo largo de los años.

La elección de Northampton, 1830. William Turner

Nacido en 1775 en Londres, Joseph Mallord William Turner a los 10 años visitaba las casas de familiares y amigos donde dibuja al aire libre. El interés por la pintura prendió muy pronto en él, por lo que fue enviado al taller de topografías de Thomas Malton donde pintaba acuarelas de las ciudades británicas en plena pre Revolución Industrial. Posteriormente será aceptado en la prestigiosa Royal Academy de Bellas Artes, hasta que abre su primer taller-galería a los 18 años. Allí empieza a experimentar con un tipo de pintura muy diferente a la precisión del taller topográfico, empezando a interesarse por los efectos atmosféricos y plasmándolos en sus acuarelas y aguafuertes. Recorre la campiña y las costas inglesas, observando las mareas, acantilados, antiguas ruinas, interesado en la luz y el aire. Cuando las guerras napoleónicas no se lo impidieron, viajó intensamente por Europa, visitando los Alpes franceses, Chamonix, Suiza, Alemania, Aosta o Venecia.

En 1794 es contratado por editores para realizar grabados, adquiriendo cierto renombre, hasta que pronto sus acuarelas son compradas y encargadas por coleccionistas y las ricas familias inglesas. Inaugura su galería e incluso es nombrado Académico Real, consiguiendo rápidamente independencia económica. Mientras sus obras se vuelven cada vez más abstractas, privilegiando el color y la luz frente a las formas. Volvió varias veces a Italia, donde lograba una gran inspiración, visitando Venecia, Nápoles o el valle de Aosta. En 1831 se dedica a ilustrar libros de grandes autores del momento como el poeta Lord Byron, Samuel Rogers o Sir Walter Scott. Su último viaje será a las melancólicas costas de la Normandía francesa y finalmente fallece en 1851 en Chelsea, Londres.

Funeral de Sir Thomas Lawrence, 1820. William Turner

La virulencia de las tormentas en el mar, el encanto de los amaneceres, la decadencia de viejas ruinas, la belleza sublime de los cielos o de la niebla,… Todo ello era capturado y plasmado en los trabajos de Turner, siempre interesado en la luz y el poder de la indomable Naturaleza y el clima. Su fama se extendió fuera de Gran Bretaña, a Francia o Italia, donde era llamado el mago del aire y el agua. Y tiempo después influenció fuertemente en los impresionistas del finales del XIX, en la descomposición de las formas y la hegemonía del color y la luz. En sus obras también se puede apreciar el profundo cambio de la Revolución Industrial, la llegada del ferrocarril, las metamorfosis urbanas, atisbando un aire cinético, con cierto toque crítico a la modernidad imparable. Pero su obra es muy variada, con acuarelas, óleos con ese toque abstracto, junto a otras que parecen fotografías por su detalle y precisión. Sin duda, un artista tan vasto como interesante, y una oportunidad para disfrutar de sus obras en el MNBA.

La destrucción de las bardas por Eduardo I, 1800. William Turner

You might also like More from author

Comments

Loading...