Los misteriosos efectos de los eclipses

Sol oculto

0 733

Una investigación realizada en el último eclipse total reveló que las abejas dejaron de zumbar mientras el Sol quedó oculto. Este dato sorprendente no hace más que añadirse a la lista de extraños efectos que produce este mínimo ocaso diurno en nuestro planeta. Desde cambios gravitacionales a deformaciones de la corteza terrestre, esto nos muestra la importancia de la acción de nuestro Sol sobre la Tierra.

Investigadores de EEUU, liderados por el biólogo Zack Miller, colocaron micrófonos a lo largo de la trayectoria del último eclipse solar total, que tuvo lugar en agosto de 2017. Durante los 2 minutos y 40 segundos que duró la ocultación de nuestra estrella, abejas y abejorros quedaron enmudecidos. No sólo eso, los insectos volaron en masa hacia las colmenas donde permanecieron hasta el retorno de la luz solar, cuando retomaron su actividad normal. Los investigadores llegaron a la conclusión de que fue la luz y no la temperatura (que descendió varios grados) la que provocó este comportamiento. Pero, no solo las abejas cambian su comportamiento durante los eclipses. Los grillos suelen emitir sonidos, los hipopótamos se esconden o los buhos abandonan sus nidos, han sido algunos de los efectos comprobados. Todo ello debido a que los animales sincronizan su ritmo al de la noche y el día.

Lo cierto es que aunque dura muy poco tiempo, los eclipses generan importantes efectos en nuestro planeta. Uno de estos son las distorsiones gravitatorias. En 1950, el Premio Nobel Maurice Allais descubrió el llamado Efecto Allais, que sólo se observa en los péndulos. Estos se mueven más rápido, cambian de amplitud o se caen como si fueran golpeados, todos ellos debidos a los cambios en la gravedad que provocan los eclipses. Otra consecuencia son las llamadas bandas de sombra, líneas alternas de luz y sombra que se proyectan en el suelo, justo cuando el Sol empieza a reaparecer. Las causas de este fenómeno son desconocidas, tal vez provocadas por las turbulencias atmosféricas. Por otro lado, si a un eclipse le sumamos el efecto de la propia Luna, en el punto donde se junten los efectos gravitacionales el suelo se deformará y se elevará unos 40 mm.

Los eclipses también generan cambios en el viento y la temperatura. Debido a variaciones en la capa que separa los vientos altos de los inferiores, el viento cambiará de dirección y velocidad, como descubrieron científicos de la Universidad de Reading en Gran Bretaña. El efecto en la temperatura es también muy importante, ya que se calcula que durante los pocos minutos que dura el eclipse, descienden entre 5 y 10 grados. Es equivalente a la diferencia de temperatura entre la noche y el día de la zona afectada, pero hay que decir que ante la rapidez del fenómeno, el ambiente no tiene tiempo de reflejar esta brusca bajada térmica. Por todo ello, aunque lo notemos poco, los eclipses generan importantes efectos y nos muestran lo dependientes que somos de nuestra estrella, fuente de vida y existencia.

You might also like More from author

Comments

Loading...