El libro impreso antes de Gutemberg

Obra budista

0 1.192

Siglos antes de la Biblia de Gutemberg, en China se confeccionó el que es el libro impreso más antiguo del mundo: el Sutra del Diamante. Esta obra tan antigua y de un valor incalculable fue descubierto en una antigua cueva, conservado gracias al clima. Este sutra está lleno de curiosidades y enigmas, siendo fuente de inspiración para el budismo, incluso siendo memorizado y aprendido en muchos templos orientales hasta hoy en día.

Imprenta medieval

En 1450 el alemán Johannes Gutemberg llevó a cabo uno de esos inventos que cambiaron el mundo, creando la primera imprenta a partir de la adaptación de una prensa para uvas. Falleció arruinado, pero tras su muerte se empiezan a producir los primeros libros impresos, en una Alemania revuelta por el luteranismo y el inminente estallido de las guerras religiosas. Fue sin duda un elemento fundamental del Humanismo y el Renacimiento de los siglos XV y XVI. Sin embargo, en Oriente ya se había logrado crear sistemas de impresión con piezas móviles de madera o cerámica, muchos años antes que Gutemberg. Tenemos que remontarnos al 1041-1048 cuando un casi desconocido plebeyo de la ciudad china de Kaifeng, llamado Bi-Sheng creó la primera imprenta usando primero piezas de madera aserrada y luego piezas más resistentes de cerámica. Unos 200 años después, en Corea se creó una imprenta ya con piezas de metal.

Sin embargo, antes de las imprentas se usaba la técnica de la xilografía, que utilizaba planchas de madera talladas para hacer las impresiones. Nuevamente fue China donde nace esta técnica, extendiéndose a Japón y al Viejo Continente. Es con este método con el que se realizaron los libros impresos más antiguos del mundo, algunos de los cuales estaban en las cuevas de Dunhuang. En 1900 un monje encontró por casualidad estas cuevas, templos excavados en la roca, donde halló la friolera de 40 mil volúmenes de incalculable valor y antigüedad que empezó a vender a extranjeros curiosos. Entre ellos estuvo el inglés Aurel Stein que descubrió entre ellos el libro más impreso del mundo: la Sutra del Diamante. Fechado en el 868, esta obra de 5 metros de longitud y hecha en pergamino, es una colección de discursos de Buda, en este caso centrado en la recomendación de evitar las suposiciones y estructuras mentales en la vida.

Sutra del Diamante

Sin duda, una enseñanza fundamental que es atemporal y necesaria de ser recordada siempre, la liberación de las estructuras y construcciones de nuestro cerebro. Por todo ello, este manuscrito sigue siendo enseñado y memorizado en templos budistas de todo Oriente, siendo considerado uno de los más importantes. Recibe su nombre porque al final del escrito un discípulo pregunta el nombre que debe recibir el texto y Buda responde que «El Diamante Cortador de Sabiduría Trascendental» porque «la enseñanza es fuerte y afilada como un diamante que corta a través de los malos enjuiciamientos y la ilusión». Esta obra fue una copia del sutra original, escrito en sánscrito y traducido al chino hacia el 400. Así, el Sutra del Diamante fue guardado en las cuevas de Dunhuang, selladas para evitar que fueran saqueadas por las invasiones del Imperio Tangut, que hacia el año 1000 atenazaban al reino chino. El clima cálido permitió una excelente conservación y actualmente la obra se encuentra en la Biblioteca Británica de Londres. A pesar de los siglos, la obra sigue siendo una antigua voz que nos recuerda enseñanzas que no se deben olvidar.

You might also like More from author

Comments

Loading...