"Detrás de cada Manifestación hay una inconmensurable Fuente"

Palabras en las rocas

Petroglifos de La Rioja

0 599

Aunque no sea muy conocido, la provincia argentina de La Rioja posee un amplio patrimonio de petroglifos o inscripciones en las rocas. Desde los del Parque Nacional de Talampaya a las de la pequeña población de Banda Florida, pasando por las fascinantes Estrellas de Vinchina, hay muchos puntos con restos en las rocas, dejados por las poblaciones originarias sobre las que sabemos poco. Sus significados solo pueden ser imaginados, abiertos a la interpretación de cada uno, aunque no se puede negar el influjo de las estrellas, presente en todas las culturas humanas.

P. N. Talampaya

Las montañas de La Rioja tienen una magia particular. Aunque áridas y con escasa vegetación, sus fabulosos colores rojizos son la delicia de los que las observen, semejantes a mercurio derretido o pórfido cristalizado. Miles de turistas llegan cada año a visitar estas colinas y cerros que parecen más propias de las planicies de Marte, como las impresionantes paredes verticales de Talampaya. Esta fascinación por la geografía seguramente también la sintieron los antiguos pobladores de estas tierras, que en su veneración y sus cultos quisieron honrar a las fuerzas de esta prístina Naturaleza con inscripciones en la roca, lugares de culto y santuarios. Estos pueblos dispersos fueron variando a lo largo de los siglos, desde los antiguos huarpes, hasta los diaguitas o capayanes. Aunque su control era muy débil por la gran lejanía de la metrópolis Cuzco, los incas también conquistaron esta región hacia el 1480.

Se han encontrado a lo largo de toda la provincia restos de petroglifos de un incalculable valor. Uno de los casos es el de la pequeña población de Banda Florida, cercana a la ciudad turística de Villa Unión, con sus tradicionales casas de adobe. Cruzando el río Suri, se accede a un camino con gran formaciones de roca con cientos de petroglifos, grabados en las piedras lisas, que representan animales, figuras humanas y soles. Para los historiadores estas inscripciones fueron hechas por la antigua cultura de Aguada, que vivía entre La Rioja y Catamarca. Otro ejemplo es el de los petroglifos del Parque Nacional Talampaya, realizadas posiblemente hacia el 600 después de Cristo. Este lugar es simplemente sobrecogedor, un cañón de paredes verticales de colores rojos y rosas, con vegetación esteparia, semejante a un túnel del tiempo ajardinado. En la entrada se encontraron bloques de piedra con numerosos grabados, desde serpientes, aves, figuras humanas o formas circulares. La pregunta es si estas piedras grabadas estaban en lo alto del cañón o como ahora a nivel del suelo.

¿Cual era su función? Eso es algo sobre lo que sólo podemos hacer suposiciones. Desde marcar un territorio o una tribu a una finalidad decorativa o incluso artística. Los pueblos originarios de esta zona destacan por su delicada alfarería, llena de decoraciones y estilos, algo que pudieron trasladar a las rocas. O como se dijo antes, pudieran tener una función ritual o sagrada, como forma de veneración de las fuerzas de la Naturaleza. Estos petroglifos tienen diversos elementos que nos refieren como tantas otras veces a lo largo de la Historia a las estrellas, soles y el Universo. El influjo astronómico es evidente, como nos lo demuestra otra maravilla de La Rioja: las Estrellas de Vinchina. Situadas muy cerca de la localidad de San José de Vinchina, son 3 formas grabadas en el suelo con forma de estrella de 9 puntas, hechas con cantos rodados rojos blancos y negros. De incalculable valor histórico, estas formas posiblemente tuvieron una función ritual, de vinculación con el cosmos, con ciertas reminiscencias a las Líneas de Nazca. Nuevamente, el influjo del Universo y las obras del ser humano se amalgaman para recordarnos nuestro origen estelar.

You might also like More from author

Comments

Loading...