Petra, fascinación en arenisca rosa

En Jordania

0 738

Esta ciudad es uno de los principales atractivos, no sólo de Jordania, sino de todo Oriente Medio. La fastuosidad y originalidad de Petra, una antigua urbe comercial enclavada en medio del desierto y de cañones de arenisca, dejan asombrados a todos aquellos que se aventuran ante sus inmensos soportales y portadas. Capital del reino nabateo, Petra alcanzó su esplendor bajo el dominio del Imperio Romano, para tiempo después quedar abandonada.

Petra (National Geographic)

En 1830 dos arqueólogos franceses, León de Laborde y Louis Mauricio de Bellefonds publicaron un libro en el que contaban sus avatares durante su viaje por Jordania. Sus bocetos y dibujos de las ruinas de una ciudad perdida en los desiertos árabes llamada Petra provocaron impresión en Europa. Inmediatamente se organizaron nuevas expediciones para investigar esa maravilla, sin embargo, la peste que arreciaba en la zona, la hostilidad de los lugareños y la inestabilidad crónica de la región impidieron que se hicieran excavaciones hasta 1924. Es entonces cuando se empiezan a descubrir las maravillas de esta antigua ciudad, que más de 2000 años después sigue embrujandonos con su belleza singular.

Como tantas ciudades en la región, la historia de Petra es muy extensa. Ya antes del siglo VI antes de Cristo, fue un importante santuario religioso y núcleo político, disputado por israelíes y los invasores edomitas, en las crónicas guerras de la región. El siglo VI antes de Cristo marcó la llegada de los nabateos, un pueblo árabe que se asentó en la zona y empezó a edificar esta ciudad, que ya desde su origen se centró en el comercio. Hasta aquí llegaban las caravanas cargadas con ricos productos de Oriente, como mirra, incienso, especias o seda, con destino a Europa. Los nabateos, cobraban altas tasas a los comerciantes que pasaban por sus territorios lo que enriqueció a Petra. La conquista romana no hizo más que aumentar esta prosperidad, ya que Roma y las grandes ciudades del Imperio demandaban cada vez más artículos y además los emperadores otorgaron una amplia autonomía a Petra. Es entonces, entre el siglo I antes de Cristo y el II después de Cristo cuando se hacen las grandes construcciones.

Teatro de Petra (National Geographic)

Las fotos más famosas de Petra, mostrando los impresionantes edificios excavados en las paredes de los cañones, en realidad son de las tumbas que se construyeron los más ricos. Se trata de grandes portadas, semejantes a las de los templos, con columnas, ricas decoraciones y ricas esculturas, todas talladas en arenisca rosa, dándole un toque mágico y singular. La escasez de fuentes impide que conozcamos gran parte de la historia o de las gentes que habitaban aquí. La ciudad de los vivos se construyó a medias entre las terrazas de las colinas y estos cañones de roca, destacando varias construcciones, muy dañadas por los terremotos. Un teatro tallado en roca viva, con capacidad para 6000 espectadores, vías encolumnadas, templos y fastuosas iglesias de época bizantina,… A pesar de que esté en medio del desierto, la ciudad poseía grandes canalizaciones y avanzadas tuberías de cerámica que alimentaban fuentes a lo largo de toda la urbe.

Una de las construcciones más curiosas es el Gran Templo, un edificio que insólitamente fue posteriormente remodelado y convertido en lugar de reuniones políticas y conciertos de música. Algo pocas veces visto en la Antigüedad. La ciudad posee numerosos obeliscos, denotando algún tipo de culto solar, y abundantes motivos de águilas y otros animales, con la tradicional influencia estelar que se da en todas las culturas humanas. Petra carecía de murallas, ya que en sí misma era un laberinto entre cañones de roca y los nabateos llevaban una política abierta y amistosa. Las viviendas seguían el estilo árabe, con construcciones más austeras y situadas en las terrazas de las colinas, mientras que los edificios públicos tuvieron fuerte influencia helenística. La ciudad fue decayendo tras el final del Imperio Romano, hasta ir quedando vacía y abandonada. Más de 2000 años después, esta ciudad sigue fascinando a todos los que la visitan y se pierden entre sus embriagantes pasillos de piedra roja.

Vía encolumnada (National Geographic)

You might also like More from author

Comments

Loading...