La corona andina

Fitz Roy (El Chaltén)

0 671

Este impresionante y bellísimo pico es el símbolo de la provincia argentina de Santa Cruz, hogar de una de las leyendas más importantes de la mitología tehuelche y famoso por las postales de las que es protagonista indiscutido. Esta montaña se encuentra en pleno límite fronterizo entre Chile y Argentina. El Fitz Roy de 3.405 metros recibe su nombre en honor al capitán que surcó el río Santa Ruz y cuya familia cedió los mapas que permitieron descubrir esta montaña. Sin embargo, los tehuelches la llamaban Chaltén, que significa “montaña humeante” por la sempiterna capa de nubes que la cubre. Es considerado Monumento Natural Nacional desde el año 2000 y en el lado argentino se encuentra dentro del Parque Nacional de los Glaciares.

El Fitz Roy, rodeado de otros picos como el Poicenot o el Saint-Exupery, se encuentra en una zona famosa por su clima inhóspito y ventoso. Cerca de allí hay una pequeña población, El Chaltén, paraíso del senderismo, el kayak o el rafting, que se agazapa ante la mole imponente de este coloso andino. Este pico, con su aspecto dentado y sus nieves eternas ofrece un gran espectáculo por los hermosos colores que adopta dependiendo de los rayos del Sol. Miles de personas se acercan a él para tomar fotografías de su imponente belleza, así como de un entorno sencillamente mágico de glaciares, valles verdes y lagos. Más semejante a un castillo o una fortaleza que a una montaña, el Fitz Roy posee una intensa energía que está presente en otros puntos de la cordillera andina como los Tres Picos de Lago Puelo o el Aconcagua. Lugar de contacto con otras dimensiones y realidades, nodo cósmico y espiritual.

Este pico es además el lugar de una de las principales leyendas del pueblo tehuelche ya que se dice que en él habitó el héroe Elal. Llevado allí por una cigüeña, este niño tuvo que aprender a valerse por sí solo y aprendió a hacer fuego o construirse un toldo de piel frente a los vientos. Estas enseñanzas luego las transmitió a los tehuelches, así como normas de vida y moral. Este pueblo siempre ha tenido una especial relación con los cielos y las estrellas, hogar de Elal, quién según las leyendas creó la constelación de la Cruz del Sur, como guía para su pueblo. Interpretaron los cielos nocturnos como espacios de caza de los dioses, siendo la Vía Láctea el rastro dejado por las correrías y las estrellas, las plumas de los ñandúes cazados. El Fitz Roy, una escalera al cielo.

You might also like More from author

Comments

Loading...