Arte cósmico

Entre el cosmos y la geometría

0 408
Primavera cósmica I, 1913, Praga

Frantisek Kupka fue un pintor checo que sorprendió por su arte y su simbolismo. Pionero de las vanguardias, su pintura estuvo guiada por las preguntas, la metafisica y la curiosidad. El color y la geometría fueron llevados a su esplendor en sus bellos y simbólicos cuadros. La búsqueda de algo más allá de la realidad, el rechazo a las clasificaciones y su interrelación profunda con el cosmos, lo convirtieron en un artista único.

Kupka nació en 1871 en Opocno, una localidad de Bohemia, actual República Checa en el centro de Europa. En su juventud se educó en las escuelas pictóricas de Praga y Viena, donde también se interesó por la teosofía y la metafísica. Esta mente inquieta pronto se desencantó de estas corrientes y buscó deconstruir la realidad desde el estudio profundo del color, las formas o el sonido a través de la pintura. Se relacionó con los nuevos movimientos culturales que se expandian por la Europa de 1900, como el orfismo, el cubismo o el modernismo. Todo esto se incrementó con su traslado a París, la capital del arte moderno, en 1896, en plena época de nacimiento de las vanguardias. Sin embargo, Kupka rechazó el encorsetamiento en cualquier estilo y siguió un camino personal de descubrimiento y estudio.

Localización móviles gráficos I, 1912-1913, Museo Thyssen-Bornesmiza, Madrid

Con una fuerte preocupación por volver al origen y a lo primario, Kupka plasmó en sus obras los pilares de la geometría, la línea, el punto y el plano. Con ese objetivo decidió llevar una vida solitaria, alejada de multitudes y de la sociedad, con el objetivo de acercarse a esa verdad superior. Buscó mantener una relación con la Naturaleza, siendo naturista y vegetariano. Estudió los colores y su relación con las formas o la música, siempre intentando representar el movimiento y la energía. Atravesó diversas etapas en su pintura, siendo un pionero en el arte abstracto, con su exposición en 1912 cuando este movimiento todavía no había nacido. Avanzó hacia una suerte de impresionismo, con retratos y paisajes, hasta que practicó un retorno al simbolismo con ribetes filosóficos.

Siempre interesado en la metafisica, se preguntaba sobre la existencia de la Cuarta Dimensión y el secreto de las proporciones matemáticas. En su arte y su trayectoria hubo una fusión entre la filosofía y el arte. Y se interesó profundamente por la influencia del cosmos al cual sentía una fuerte relación espiritual. Algo que se aprecia en sus obras, con lineas ascendentes y abundantes círculos cósmicos, como esferas de energía y puertas dimensionales. También planteó un arte “telepático” en el que pudiera estar más allá de la realidad, prefigurando el mundo digital y el futuro de la Humanidad. A partir de los años 30 tuvo una gran aceptación, y en su honor se realizaron diversas exposiciones, hasta su desencarnación en Francia en 1957. Sin duda, este inclasificable artista fue pionero en muchos campos, una mente inquieta que aportó su semilla cósmica al arte europeo.

Acompañamiento sincopado (staccato), 1928, Grand Palais, París

You might also like More from author

Comments

Loading...