Uluru, el gigante que resguarda el origen

Australia

0 840

El interior de Australia es una inmensa planicie árida con mínimas precipitaciones y temperaturas sofocantes que en verano rondan los 35 y 40°C. Pero en mitad de este desierto se alza el imponente Monte Uluru, llamado en inglés Ayers Rock, una inmensa formación de arenisca con 350 metros de altura y 9 km. Pero, la formación es mucho más grande de lo que se ve a simple vista, pues la mayor parte se encuentra bajo tierra. Este promontorio conforma junto con el también impresionante monte Kata Tjuta, el principal atractivo del Parque Nacional de Uluru y desde 1987 es Patrimonio de la Humanidad. Es también un lugar de gran importancia ritual para los aborígenes australianos, quienes creen que se trata de un animal gigante que entierra su cabeza bajo el suelo y sólo en determinadas ocasiones la levanta para observa alrededor.

Este gigante rocoso fue descubierto por los occidentales en 1873 y se le dio el nombre de un gobernador británico de una región vecina, Henry Ayers. Y actualmente es una gran fuente de atracción para los turistas, estando permitido su acceso a la cima. Sin embargo, el deterioro que generan los miles de turistas provocó que el Gobierno decidiera cerrarlo al público desde el 2019. Esta roca genera fascinación no sólo por su figura exenta en medio de las planicies sino por sus cambiantes colores dependiendo de la hora del día. El abanico de colores va desde el rojo mas intenso de los atardeceres al gris con vetas negras que adopta cuando llueve.

Pero más allá de ser una atracción turística, Uluru es un emplazamiento sagrado para los pobladores originarios de la isla, los aborígenes. Allí se realizaban ceremonias religiosas e iniciáticas, como nos muestran los grabados y pinturas hallados en sus cuevas de la base, llenos de simbolismos y figuras mitológicas. Entre ellas destacan los llamados wandjina, seres inmortales que crearon el mundo y se los representa en las pinturas con lo que parecen trajes de astronauta y un halo, que ha sido relacionado con seres estelares como en muchas otras muestras arqueológicas alrededor del mundo. Incluso, según las leyendas, el jefe de los wandjina, Wallugunder llegó desde la Vía Láctea con el objetivo de crear al ser humano. Los descendientes de las tribus originarias siguen cuidando este lugar mágico y pidiendo a los turistas que lo visiten que guarden respeto a Uluru y no estropeen las cavernas.

Formaciones de Kata Tjuta, cercanas a Uluru

Para las comunidades originarias, esta colina es una puerta de acceso al mundo espiritual y santuario de una de las figuras principales de la mitología aborigen, el Lagarto Kandju. Mientras que las cercanas formaciones de basalto de Kata Tjuta, son hogar de Wanambi, la serpiente arco iris, figura fundamental en la creación del mundo y común a todas las leyendas de las diferentes tribus australianas. La mitología aborigen tenia en general una vinculación profunda y energética con los animales, las fuerzas de la naturaleza y con las señaladas “montañas sagradas”, desperdigadas por toda la geografía de la isla y donde se celebraban los principales ritos. Y hacen referencia al “Tiempo del Sueño”, como llaman al momento de la creación de todo lo que existe, como metáfora del momento inicial en el que todo es posible y a la capacidad creadora de la imaginación y los sueños.

Australia es un lugar en su mayor parte deshabitado, lo que hace que la contaminación lumínica sea mínima en sus planicies del interior. Es por ello, un lugar excelente para la observación de las estrellas. Y Uluru es un emplazamiento excepcional donde se puede observar con enorme claridad la Vía Láctea y constelaciones como la de Pléyades, originadas según la mitología aborigen por 7 hermanas que viajaban hacia la costa y pasaron por esta famosa roca. Por todo ello, que Uluru es mucho más que una atracción turística, es un monolito de otras épocas en las que el hombre estuvo mucho más conectado a la Naturaleza, un recuerdo de los antiguos y poderosos que son los cimientos de este planeta.

Pinturas rupestres de Uluru

You might also like More from author

Comments

Loading...