¿Señales de otros planetas?

Ráfagas de Radio Rápidas

0 401

Las llamadas Ráfagas de Radio Rápidas son uno de los misterios más resonantes de la astronomía. Estas ondas se suman a una serie de diferentes señales recibidas de algún remoto lugar del Universo y que desconciertan a los científicos. Desde que se detectó la llamada Señal Wow en 1977, la mayoría de estos sonidos han podido ser atribuidos a algún fenómeno estelar mientras que otras hasta la comunidad científica las consideran posibles señales de otras civilizaciones.

El Universo infinito e inabarcable en toda su magnitud está lleno de millones de estrellas y galaxias, con miles de millones de planetas. Pensar que la Tierra sea el único de todos ellos con vida es algo difícil de admitir, sobre todo teniendo en cuenta lo que sentimos e intuimos en nuestro interior. Sin embargo, la ciencia exige tener pruebas materiales y empíricas para poder admitir la existencia de algo y nosotros nos hemos acostumbrado a creer sólo en aquello que vemos y tocamos. Pero, de vez en cuando determinados eventos generan desconcierto entre los científicos por la imposibilidad de explicarlo. Uno de estos son las Ráfagas de Radio Rápidas, detectadas por primera vez ya en el 2001, ondas de radio de unos pocos milisegundos de duración y que se repiten insistentemente cada cierto tiempo.

Se propusieron diferentes teorías para explicar su origen, como que fuese energía procedente de agujeros negros. Otras explicaciones apuntan a emisiones de una lejana galaxia a 3000 años luz de nuestro planeta, mientras que otros afirman que proceden de un púlsar o una estrella de neutrones, cercanas a un agujero negro. Pero, la teoría de que pudiera ser una señal de seres de otro planeta es aceptada incluso por los científicos. Esta señal se une así a la lista de sonidos detectados y que no han podido ser explicados. El más famoso es el caso de la llamada Señal Wow, detectada en 1977 en Ohio, procedente de la constelación de Sagitario. El profesor Jerry R. Ehman que la recibió, se sorprendió mucho y anotó “wow!” en la esquina del papel en el que se registró, pasando a la Historia como Señal Wow. Otros casos han sido la serie de ráfagas rápidas de ondas de radio captadas en 2016, o las del año pasado originadas en la constelación de Virgo.

En este campo tiene un importante papel el proyecto SETI, que investiga los sonidos captados del Universo buscando señales de civilizaciones de otros planetas. Con sus dos grandes sedes en Arecibo, Puerto Rico, y las antenas del ATA en Nuevo México, reciben a lo largo del año numerosos posibles “saludos” estelares, desechando la mayor parte como rebotes de satélites o emisiones de púlsares. Sea como sea, este Universo tan infinito e inabarcable en el que habitamos está lleno de vida y existencia. Solo tenemos que tomarnos un minuto y sentir lo que presiente nuestro corazón y nuestra alma, para estar seguros de que allí afuera hay otras muchas realidades y dimensiones. Que estemos solos en medio de tal inmensidad estelar y cósmica sería difícil de creer. Ahora bien, que estas otras civilizaciones se comuniquen por radio tal vez no sea más que un absurdo humano…

You might also like More from author

Comments

Loading...