Mohenjo Daro: la metrópolis de la Antigüedad

En Pakistán

0 696

Al mismo tiempo que alcanzaban su esplendor las grandes civilizaciones de Egipto y Mesopotamia, en el actual Pakistán se construyó una gran ciudad que sorprende por su organización y avanzada planificación. Hablamos de la inmensa Mohenjo Daro, una amplia urbe con una sociedad sin diferencias sociales, pacifica y una inteligente infraestructura. Sus ruinas muy bien conservadas fueron convertidas en Patrimonio de la Humanidad en 1980. Sin duda, se trata de un ejemplo de la brillantez que se alcanzó en otras épocas del mundo, que no fue repetida hasta la Modernidad.

Colección de sellos de Mohenjo Daro

El valle del Indo lleva siendo cultivado desde hace milenios por diversas culturas, entre las cuales está la de Mohenjo Daro vinculada a otra gran ciudad, Harappa. Sin embargo, Mohenjo Daro se encuentra mucho mejor conservada y nos ha aportado mucha información sobre esta sorprendente cultura que se asentó en el fértil valle entre el 2.600 y el 1.800 antes de Cristo.  Comenzó a ser excavada en 1920. Las ruinas pronto sorprendieron por su avanzada e inteligente planificación así como por su infraestructura, que nos muestran la que fue la urbe más importante y desarrollada de Asia del Sur. Mohenjo Daro basó su poder en el cultivo del fértil valle y en ser un centro comercial de primer orden, así como contaba con una considerable industria de artesanos.

La ciudad tuvo un sector alto, situado sobre un montículo y la zona baja. Se calcula que en ella pudieron habitar unos 35 mil habitantes, una cifra astronómica para la época. Estaba rodeada por algunas torres y bastiones, pero parece que fue una ciudad muy pacífica pues en ella se han encontrado escasas armas, algo poco común para entonces. En la parte alta parece que había una ciudadela de carácter ritual, con amplias residencias, graneros y un estanque encolumnado, posibles viviendas de los sacerdotes. Pero, Mohenjo Daro destaca por el hecho de ser una ciudad sin grandes diferencias sociales, sin grandes lujos ni viviendas pobres. Otro aspecto que llama la atención es su excelente y avanzada planificación. Las calles eran estrechas para tener sombra, rectas y bien escuadradas, con grandes avenidas de hasta 10 metros de ancho y pavimentadas, lo que habla de un importante tránsito de carros.

Todas las viviendas están construidas sin ventanas para mantener el frescor, con materiales resistentes y todas eran grandes con patios y hasta una veintena de habitaciones, sin que se hayan encontrado casas humildes. Además, la ciudad contaba con un excelente sistema hidráulico. En las calles había alcantarillados cubiertos sólo con ladrillos para poder hacer tareas de mantenimiento de forma constante. Todas las casas poseían letrinas y baños y acceso a agua dulce a través de pozos. La ciudad, fue declinando y hacia el 1.800 antes de Cristo fue abandonada posiblemente debido al cambio de curso de los ríos. De su habitantes se sabe poco, pero se ha propuesto que pudieron mudarse hacia el Oeste y asentarse en Mesopotamia originando la cultura sumeria. Estas ruinas siguen fascinando y aportando información sobre la evolución en la sociedad humana, llena de épocas de brillantez y de retrocesos, de polaridades donde el hombre busca de forma incansable la manera de encontrar el equilibrio y para ello, experimenta constantemente reinventándose ciclo tras ciclo.

You might also like More from author

Comments

Loading...