Los gigantes de cristal

Cueva de Naica

0 378

  En medio del desierto de Chihuahua, en México, se encuentra una de las cuevas más espectaculares del mundo. La llamada “Cueva de los Cristales” aloja en su interior cristales gigantes que no dejan de sorprender por su tamaño y belleza, pero también por otros muchos secretos y auténticos tesoros que sólo existen en estas cuevas. Es sólo una muestra de las maravillas de las profundidades de nuestro planeta, que esconden todo un mundo intraterreno desconocido para nosotros, lleno de misterios y vida.

Típica formación de la cueva de las velas

La mina de Naica se encuentra en medio del desierto mexicano, cerca de la ciudad homónima y explotada por la empresa Peñoles. El enorme complejo de cuevas fue descubierta de forma sucesiva y con el paso de los años, por las dificultades que entraña. En un principio se encontró la llamada “cueva de las velas”, llamada así por las formaciones delicadas que la cubren, semejantes a pináculos de cristal que surgen del suelo, debido a la evaporación y la retirada de las aguas que la cubrían. Estas extrañas formaciones no han sido vistas en ningún otro lugar. En 1910 se encontró la “cueva de las espadas” con cristales de selenita y yeso de unos 2 metros, que llamaron mucho la atención. En algunos de sus cristales se ha encontrado restos de polen.

Recién en el año 2000 los mineros y hermanos Eloy y Javier Delgado encontraron la conocida como “cueva de los cristales”, situada a 300 metros bajo el suelo. En ella se hallaron imponentes cristales de selenita con tamaños impresionantes de hasta 12 metros de largo y más de 50 toneladas. Sus formas son realmente increíbles, semejantes a enormes bastones cruzados, floraciones o gigantes cristales cúbicos. Lamentablemente, las condiciones de la cueva son complicadas, ya que en ella se alcanzan temperaturas de más de 50ºC y mucha humedad, que hacen que la mayor parte se encuentre inexplorada. Sin equipación, las personas pueden soportar esas condiciones durante sólo 10 minutos. Estas ciclópeas columnas se formaron cuando las cuevas estaban inundadas y por una reacción química entre el sulfato de calcio anhidro y el yeso.

Equipados especialmente, algunos investigadores han logrado tomar muestras de los cristales y en ellos se han encontrado microorganismos de hace 10 o 50 mil años, con formas muy diferentes a las que se conocen. Actualmente se desarrolla el proyecto Naica, que intenta estudiar y preservar estas cuevas. Este tesoro geológico es solo una muestra de la riqueza de los mundos intraterrenos, rebosantes de vida en toda su expresión. En superficie existen diversas puertas y puntos de acceso a estos lugares subterráneos que sólo aquellos que estén preparados pueden encontrar y atravesar. Y por otro lado, estas cuevas nos recuerdan el poder de los cristales, auténticos pilares energéticos de nuestro planeta. Sin duda, Naica es un lugar mágico y de una belleza sobrenatural.

You might also like More from author

Comments

Loading...