Mérida, la joya de la Antigüedad

En Extremadura

0 372

Esta ciudad tal vez no es la más conocida de España, sin embargo, fue una de las grandes perlas del Imperio Romano, poderosa y rica. En ella se encuentran unos de los mejores monumentos del mundo que se conservan de la época romana y que sorprenden a los miles de turistas que la visitan, por su belleza. Convertida en Patrimonio de la Humanidad en 1993, Mérida está llena del legado de los antiguos romanos y sus inmortales construcciones clásicas. Vestigios de otras épocas y del pasado que siempre nos aportan mensajes y significados.

Acueducto de los Milagros

Después de la conquista romana y la guerra contra los feroces íberos, el emperador Octavio Augusto ordenó crear una colonia para alojar a los soldados eméritos, es decir, licenciados con honores, surgiendo de ahí su nombre original: Emerita Augusta. Y además, para fortalecer el dominio de los conquistadores en esa zona de la provincia de Hispania, aún reciente. Así, Mérida tuvo su origen en el año 25 antes de Cristo, en la época de plena expansión romana. Esta ciudad, dedicada a alojar a grandes héroes de las legiones, fue dotada de una envidiable infraestructura y pronto se convirtió en un centro jurídico, económico y político de primer orden, siendo una de las grandes urbes del Imperio.

Sin duda, la estrella es su Teatro, erigido en las faldas del cerro de San Albín aprovechando su pendiente. Dotado de amplias gradas y un espectacular scena, con elegantes columnas corintias, frisos y abundante decoración de estatuas que representaban a los dioses del panteón romano. Más de 2000 años después, aún se siguen realizando obras en él. Al lado se encuentra el Anfiteatro, donde se celebraban los famosos juegos y luchas de gladiadores, y el Circo para las carreras de caballos, otra pasión romana. Para comunicar la ciudad se erigieron dos grandes puentes de arcos, uno de ellos sobre el ancho río Guadiana. A esto hay que añadir las termas, el acueducto de los Milagros que suministraba agua corriente, el foro o los elegantes arcos de acceso. Todo ello, impulsa nuestra imaginación y nos lleva a pensar el motivo de que monumentos tan grandes y magníficos hayan sobrevivido al paso del tiempo.

No nos podemos olvidar del famoso Templo de Diana, en realidad dedicado al culto imperial pero conocido así popularmente. Este templo contaba de elegantes columnas, pórticos, arcos decorados con estuco rojo, estatuas y cisternas con agua para uso ritual. En la zona de excavaciones se desenterraron además varias viviendas que nos aportan muchos datos sobre la vida cotidiana de los romanos. Es el caso de la lujosa Casa del Mitreo, con numerosas estancias, tres patios y sobre todo ricos mosaicos. Destaca el llamado Mosaico Cosmológico en el que se personifica la concepción del mundo y de las fuerzas de la naturaleza que lo gobiernan. Hay muchas teorías sobre este mosaico y su interpretación, en el que se representan 3 grandes espacios y a las fuerzas cósmicas, con un ingrediente del culto a Mitra, una de las divinidades solares favoritas del mundo romano.

Mosaico Cosmológico

You might also like More from author

Comments

Loading...