Un mundo líquido

Siglo XXI

0 340

Universo y Realidad estuvo presente en el Foro sobre Inmigración y Democracia que se realizó esta semana en el Congreso argentino. En esta importante reunión, que se realizará a partir de ahora cada dos años en Buenos Aires, participaron académicos internacionales de varios países como Turquía, Jordania, la Autoridad Nacional Palestina o Egipto con la mirada puesta en el fomento de la paz, la integración y la multiculturalidad. El foro estuvo presidido por la diputada Cornelia Schmidt Liermann, el subsecretario de Culto Alfredo Miguel Abriani y con el padrinazgo de la Fundación TESA y su presidenta Susana Pesis.

El foro tuvo uno de sus principales focos en la inmigración, con cifras cada vez más altas (68.5 millones en 2017) que nos muestran un mundo cada vez más “líquido”. La facilidad de los transportes y la era digital han incrementado los intercambios y los viajes, convirtiendo a las fronteras en ambigüedades burocráticas. Y por supuesto, el nudo gordiano: la inmigración, con miles de personas que cada día salen de su país para buscar oportunidades en otros. Todo esto nos demuestra cada vez más que la Humanidad se encamina ya hacia un futuro de fluidez y de interconexiones, en el que los ciudadanos ya no sean de un país o nación, sino del mundo en su conjunto. Los Estados actuales deberán adaptarse a ello o sucumbirán al cambio, una transformación que nos llevará hacia la Cuarta Dimensión y al final de la dualidad.

Ejemplos de ellos hay en todas partes, como el caso de Estonia, que ya ofrece la nacionalidad “virtual” aunque las personas no vivan en su territorio. Otro elemento a destacar de este Foro internacional fue la posición de Argentina. Nuestro país ha logrado convertirse en un crisol de razas y un lugar donde las muchas y muy diversas comunidades de extranjeros conviven sin tensiones. Argentina ha construido su identidad sobre la inmigración de todos los rincones del planeta, aceptándolos siempre y contribuyendo a que todos puedan desarrollarse en libertad. Es por todo ello, que esta nación sudamericana puede aportar su experiencia como receptor y mostrarlo al resto del mundo, un faro de paz y convivencia. Un ejemplo de que todas las conciencias, diferentes entre sí por definición puedan habitar en concordia realizando cada uno su misión, convirtiendo la diferencia en un potencial añadido no en una carga.

 

You might also like More from author

Comments

Loading...