Heráldica: de escudos y blasones

Costumbre medieval

0 342

Durante la Edad Media, la heráldica tuvo un papel muy importante como forma de identificación de personas, familias e incluso monarquías. No sólo eso sino que se convirtió en un auténtico lenguaje de símbolos que alcanzó su apogeo en el siglo XIII y se mantiene casi hasta ahora en las familias más antiguas y tradicionales. En esta disciplina, tan estudiada por los expertos medievalistas, está el origen de los escudos y sellos de armas de los Estados modernos. Pero, ¿cuál fue su origen? ¿Para qué servía realmente la heráldica?

Su nacimiento tiene lugar en el siglo XII, en plena Alta Edad Media, época dorada de la caballería. Parece que su origen estaba en la necesidad de identificar a los caballeros de un bando u otro, ya que iban totalmente cubiertos por la armadura y el yelmo para protegerse. Así, los escudos de los combatientes se decoraban con las señas de identidad del caballero y el bando por el que luchaba. Sin embargo, parece que también tuvo la función de identificar a la familia, hecho vinculado a que en la Edad Media la familia a la que perteneciera cada uno era algo de suma importancia y marcaba el estamento social al que se pertenecía. Es en esta época en la que las familias aristocráticas y nobles comienzan a desarrollar su identidad y sus símbolos propios, mostrando su poder y fortuna.

Así, los escudos heráldicos se convirtieron en símbolos de alcurnia y “rancio abolengo” como se diría en épocas posteriores para referirse a una decadente nobleza, más preocupada por su genealogía que por sus riquezas. Y serían asumidos también por el clero o la monarquía. Pero la heráldica tuvo también una función informativa, ya que en ellos se representaban las uniones y matrimonios entre familias, mediante escudos dobles. O también como forma de expresar intenciones: cuando las monarquías incluían en sus blasones el escudo de otro rey mostraban sus deseos de conquista o de reclamación del trono del otro. Sea como sea, la heráldica fue un idioma de símbolos tan rico como fascinante, con animales, torres o elementos astronómicos.

You might also like More from author

Comments

Loading...