La isla de niebla

La Gomera

0 462

Frente a las costas africanas se encuentra el archipiélago de la Canarias, formado por grandes islas como Tenerife y otras más chicas, como El Hierro. Entre ellas destaca La Gomera, una isla volcánica llena de belleza y curiosidades, como tener bosques prehistóricos o habitantes que se comunican con uno de los pocos idiomas de silbidos que existen. Con pocos habitantes y cubierta de un denso manto de niebla, esta isla tiene muchos secretos por descubrirnos.

Sinuosos valles de La Gomera

Ya conocida por los romanos, la isla de La Gomera, fue lugar de repostaje de Cristobal Colón en su travesía hacia el Nuevo Mundo en 1492. Allí habitaban los aborígenes gomeros, dedicados a una agricultura de subsistencia y con una gran fiereza que los hizo siempre difíciles de someter. En 1509 fue conquistada definitivamente para los Reyes Católicos españoles. La rebeldía de sus habitantes fue célebre y cada cierto tiempo organizaron revueltas y escaramuzas, ayudados por el relieve tan riguroso. La última fueron los llamados Sucesos de Hermigua, ya en 1933 cuando los gomeros y sus caciques se enfrentaron a las autoridades cuando se intentó construir una ruta. La rebelión acabó aplastada por la dictadura franquista, pero demuestra la larga dificultad de controlar a sus habitantes.

Al igual que el resto de las Canarias, se trata de una isla volcánica que surgió hace millones de años de las aguas del Atlántico. Es en su mayor parte árida y accidentada, sin embargo, en el corazón de esta isla resiste el único vestigio que queda de los antiguos bosques que cubrieron Europa y África hace miles de años en el Cenozoico. Allí se encuentra el punto más alto, el pico del Garajonay de 1.487 metros y a su alrededor, los vientos alisios confluyen con la humedad de las plantas para crear el llamado mar de nubes, una zona cubierta siempre por la niebla, con muchas precipitaciones y un alto grado de humedad perfecto para estos bosques prehistóricos. Es el llamado bosque de laurisilva o selva de laureles donde habitan especies ya desaparecidas en el resto del mundo como fayas o el laurel de las Azores, en peligro de extinción. Es una vegetación densa y verde durante todo el año, protegida en el Parque Nacional de Garajonay, declarado Reserva de la Biosfera y también Patrimonio de la Humanidad.

Otro de los grandes atractivos de esta isla, en su mayoría aún vírgen, es el silbido gomero. Un idioma de silbidos que permitía a sus pobladores comunicarse entre las colinas y los estrechos valles de difícil acceso, con un origen que se cree estuvo en África. Estuvo a punto de desaparecer en la década de 1980 pero para evitarlo se obligó a enseñarlo en las escuelas, logrando sobrevivir. Traduce las palabras de cualquier idioma hablado a uno tonal, usando 6 sonidos principales, permitiendo unos 4000 términos. Convertido en Patrimonio de la Humanidad en 2009, se trata de una muestra más de las muchas curiosidades de esta hermosa isla de volcanes y niebla.

Parque Nacional de Garajonay

You might also like More from author

Comments

Loading...