Bosques de piedra

Madagascar

0 222

Este emplazamiento de la siempre misteriosa y exótica isla de Madagascar es una de las joyas naturales más sorprendentes de este país. Hablamos del Tsinghy de Bemaraha, un enorme espacio de unos 1,500 km cuadrados donde la geología y las fuerzas de la naturaleza han modelado un entorno espectacular de piedra caliza que adquiere formas increíbles. Pináculos y olas de piedra, de gran delicadeza, con cortes horizontales que hace parecer que estuvieran suspendidos en el aire, como en un sueño. Su nombre significa en malgache “donde no se puede caminar descalzo”, por el accidentado relieve de las rocas, lo que ha permitido que este lugar permanezca virgen y haya sido convertido en Patrimonio de la Humanidad.

El origen de estas rocas tan extrañas se da hace millones de años atrás, cuando un cementerio coralino del fondo del océano Índico emergió de las aguas por efecto de los movimientos tectónicos. Al emerger, la roca caliza, que es muy soluble al agua, quedó a merced de las precipitaciones y los vientos. Este lugar es también una meca para los espeleólogos, pues dentro de las formaciones de roca se han formado grandes sistemas de cuevas que aún permanecen en su mayor parte inexploradas por las dificultades de acceso. Este entorno espectacular posee también bosques y manglares, donde habitan muchas de las especies autóctonas de esta isla, como los lemures. Madagascar, al separarse del continente africano, se “desconectó” y sus especies evolucionaron de forma muy diferente, como es el caso del geco, un lagarto de pequeño tamaño que emite chillidos, o la gran abundancia de camaleones, estando la mitad de las variedades que se conocen de este animal sólo en Madagascar. Un lugar increíble, para recordarnos las maravillas de este planeta y su intensa vida natural.

You might also like More from author

Comments

Loading...