"Detrás de cada Manifestación hay una inconmensurable Fuente"

El libro de los enigmas

De 1559

0 404

Entre los muchos libros curiosos de la Historia hay que destacar el “Prodigiorum ac ostentorum chronicon” escrito por el erudito alsaciano Conrad Lycosthenes en pleno siglo XVI. ¿Cuál es la razón del interés que suscita esta obra tan antigua? Por un lado, su carácter de recopilatorio de eventos misteriosos de la Humanidad, sus bellas y enigmáticas ilustraciones,… por todo ello y mucho más, esta obra ha llamado la atención de los especialistas.

El siglo XVI fue una buena época para los libros en general. Se inventó la imprenta, lo que permitió producirlos de forma más rápida y numerosa. El Renacimiento y el Humanismo insuflaron cierto aperturismo a la cerrada Europa medieval, la llegada de obras de Oriente, el redescubrimiento de la Antigüedad,… La Iglesia de Roma se contagió de este espíritu reformista y muy de a poco fue permitiendo la consolidación de los ideales renacentistas. En medio de aquella vorágine cultural, vivió Lycosthenes (1516-1561), un humanista que estudió filosofía en Heidelberg, Alemania. Esta mente inquieta decidió trasladarse a Basilea, en la actual Suiza, donde continuó con sus actividades como erudito, enseñando gramática y dialéctica, traduciendo libros,…

En 1557 salió a la luz su gran obra, cuyo nombre latino es bastante extenso: “Prodigiorum ac ostentorum chronicon, quae praeter naturae ordinem, et in superioribus mundi regionibus, ab exordio mundi usque ad haec nostra tempora acciderunt“. Sin embargo, se lo conoce por sus primeras palabras, cuya traducción es “Crónica de portentos y profecías”. Durante sus páginas, el autor hizo una extensa recopilación de sucesos extraños, ocurridos desde el Génesis y de la primera pareja: Adán y Eva. Se habla de plagas de langostas, incendios, meteoritos y otros infortunios, con un estilo semejante al Apocalipsis bíblico. Junto a estos relatos hay bellas y muy detalladas ilustraciones. En una de ellas aparece representado un artefacto celeste que podría ser de una nave espacial surcando el cielo y en los textos se mencionan avistamientos de objetos en el firmamento. El miedo y la incomprensión con la que se rodea el tema de los seres venidos del cosmos es, sin duda, un síntoma del desconocimiento de una época en la que todo era catalogado como bueno o malo. Aquello que se salía de la cotidianeidad era tachado de extraño y negativo.

Aparte de esta recopilación, el libro también incluye una detallada lista de animales descritos por viajeros y hallados a lo largo del mundo conocido. Este bestiario es muy riguroso, con datos tan precisos que han desconcertado a los investigadores, si tenemos en cuenta que Lycosthenes nunca salió de su país. Además se describen animales, como el dodo o el alce canadiense, que serían descubiertos años después de su muerte, siendo un misterio de donde sacó sus fuentes tan rigurosas. Este bestiario es muy extenso e incluye seres que podrían catalogarse de mitológicos o fantasiosos, como unicornios o seres con dos cabezas. Crónica de portentos y profecías es una obra llamativa que fue escrita por una mente brillante. Uno de esos humanistas que llegaron al límite del conocimiento intelectual de la época y que quiso mirar más allá. Utilizando en partes iguales la poderosa herramienta de la imaginación (los ojos del alma) y fuentes de otras personas, pudo realizar una encomiable obra, llena de belleza y curiosidades.

You might also like More from author

Comments

Loading...