El Poder de la Turmalina

El Gran Transmutador

0 678

La turmalina ha sido apreciada durante la larga historia de la Humanidad, famosa por su variado colorido y sus propiedades energéticas. Ha sido usada como joya, medidor de presión o incluso para dar fluidez al agua. Actualmente también se la utiliza para la purificación de espacios del hogar o además como bloqueador de la desarmonía. Su nombre proviene de la palabra cingalesa touramalli, que significa “piedra de colores mezclados”, que hace referencia a su gran variedad cromática.

Turmalina verde

Ya en la Antigüedad, esta gema llamó la atención por sus propiedades pizoeléctricas y piroeléctricas. Actualmente se sabe que los extremos de esta piedra acumulan cargas opuestas que se activan al calentarse o presionarla, lo que posibilita que la turmalina atraiga objetos ligeros, como fragmentos de madera o cenizas. Otra de sus características más llamativas es la gran variedad de colores que presenta: desde el negro o el transparente hasta el rojo, azul o amarillo. La turmalina tiene su origen en la cristalización del magma del interior de nuestro planeta, lo que la convierte en una piedra bastante dura y resistente, que puede cambiar de color al aplicarsele altas temperaturas. Se la encuentra en abundancia en el Sudeste Asiático, Sri Lanka, en puntos de Europa, Norteamérica o Sudáfrica.

Sus propiedades energéticas hacen de la turmalina un gran canalizador y conversor de energía. Es capaz de cargarse a sí misma y además tiene un efecto regulador en el campo magnético de personas y animales, frenando la radiación de electrodomésticos y aparatos como televisores o microondas. Una de las claves del poder de esta piedra se encuentra en sus estrías paralelas, donde su historia milenaria se abre, cada recoveco de la turmalina se encarga de canalizar los rayos energéticos de luz. Es muy apreciada por su capacidad transmutadora y estabilizadora de energía, siendo usada para la transformación energética de los espacios, así como para evitar vibraciones densas, producto del ruido interno o del mundo externo. Una de las más usadas para estos menesteres, es la turmalina negra, la más contundente y adecuada en este sentido. Si quieres aislarte por un tiempo del ruido o de los conflictos, no hay nada mejor que colocar una turmalina negra en la entrada de los meridianos, por ejemplo en el bolsillo izquierdo del pantalón o en la mano izquierda.

Turmalina negra

Entre sus muchas variedades se encuentra la turmalina verde cromo, que se asemeja mucho a la esmeralda, o la paraiba, de un intenso color azul eléctrico, descubierta recientemente. La turmalina rosa, ejerce un efecto importante a trabajar respecto a los vínculos, su acción energética actúa como limpiador de profundos dolores, traumas conscientes e inconscientes que el individuo arrastra durante el tiempo. Conviene trabajar primero con el cuarzo rosa y después aplicar la profunda intervención de la luz de la ancestral turmalina. Hay combinaciones de cuarzo con turmalinas muy eficaces para ambientes de la casa, como el salón, cuarto de estar, o la entrada de la casa, despejando las vibraciones que no pertenecen al núcleo familiar.

La turmalina ha tenido usos muy variados a lo largo de los siglos. Primero como joya, era muy apreciada en China o Europa por sus vivos colores muy semejantes a los de piedras más valiosas como el lapislázuli o el rubí. Ha sido usada para medir la presión en submarinos. Y se ha aprovechado su capacidad de generar iones negativos con muchos objetivos, como por ejemplo, dar fluidez al agua. Todas sus propiedades hacen de esta gema, una piedra llena de usos, curiosidades y también de una belleza peculiar, a tener en cuenta para nuestro día a día.

You might also like More from author

Comments

Loading...