¿Vida en las nubes de Venus?

Revelador estudio

0 408

Un estudio realizado por investigadores y astrónomos de varios países considera muy probable que haya algún tipo de vida en las hirvientes nubes de Venus. A pesar de que se trata de un escenario muy poco favorable para la proliferación de organismos. En 1967 el astrónomo Carl Sagan y el biofísico molecular Harold Morowitz presentaron un estudio que generó escepticismo entre sus colegas científicos. Sagan y Morowitz plantearon la posibilidad de que en el planeta Venus hubiera vida, concretamente en las nubes de su caliente y densa atmósfera, rompiendo la concepción de que este planeta fuera un infierno inhabitable. En ese momento la propuesta se mantuvo en eso, una simple propuesta, que la mayoría consideró muy aventurada sino imposible.

Venus es ciertamente un lugar poco habitable, desde el punto de vista terráqueo. A pesar de estar más lejos del Sol que Mercurio, Venus es el planeta más caliente, con temperaturas en su superficie de más de 400 grados de temperatura. Todo esto se debe a su densa atmósfera, rebosante de gases de efecto invernadero, dióxido de carbono y nitrógeno, que absorben y atrapan el calor que emite el Sol. Los cielos venusinos están cubiertos de una capa de nubes de dióxido de azufre y ácido sulfúrico que ocultan su superficie a la vista, de la cual sabemos poco. Sin este efecto invernadero, Venus podría tener unas temperaturas semejantes a las de la Tierra. Además, la presión es muy alta, equivalente a 90 atmósferas como la nuestra.

Sin embargo, la teoría de Sagan y Morowitz propuso que podría haber vida en las ardientes nubes venusinas, una forma de vida que asociaron a una especie de esferas hipotéticas que flotarían entre las nubes. Y esta teoría ahora tiene cada vez más apoyos, basándose en el comportamiento de algunas formas de vida de nuestro propio planeta Tierra. Microorganismos y bacterias pueden habitar en escenarios de una alta acidez, alimentándose de dióxido de carbono y generando ácido sulfúrico. El estudio publicado en Astrobiology ha demostrado que algunas bacterias pueden sobrevivir en altitudes de 41 km en nuestra atmósfera, algo que también podría ocurrir en nuestro vecino planetario.

Llegar a saber si esto es así es difícil puesto que las sondas y satélites enviados a explorar este planeta caliente se averían o rompen cuando entran en contacto con la densa atmósfera de Venus. Sin embargo, dos compañías privadas (Northrop Grumman y LGarde) han logrado desarrollar unos prototipos, llamados VAMPS, que podrían aventurarse en los cielos ardientes de Venus con éxito y tomar muestras. Se trata de aviones inflables muy ligeros que se mueven por una mezcla de flotación pasiva y motores, que serían soltados en la atmósfera por una nave que se acerque al planeta. Las proyecciones apuntan a que podría estar en activo durante un año, aportando un caudal de datos enorme, pero aún están en etapa de pruebas. Sin duda, la vida ha demostrado que puede abrirse camino hasta en los contextos más desfavorables y ¿por qué no? en las hirvientes nubes de nuestro vecino planetario.

Prototipo VAMP

You might also like More from author

Comments

Loading...