Tormentas en el espacio

Próxima Centauri

0 389

El planeta habitable más cercano a nosotros, Próxima b, se vio sacudido por una violenta llamarada emitida por la estrella Proxima Centauri, obligando a los científicos a reconsiderar la posibilidad de que haya vida en él. Esta noticia ha generado incertidumbre en la lista cada vez más numerosa de misiones que se planeaban para explorar este planeta en el futuro. La llamarada fue tan intensa que la estrella pudo ser vista a simple vista desde la Tierra y sorprendió a los astrónomos por su virulencia.

El telescopio chileno de Evryscope detectó la poderosa fulguración, que duró unos 20 minutos y que pudo ser observada sin elementos ópticos desde nuestro planeta. Se calcula que la estrella aumentó su brillo 70 veces frente a su nivel normal. Astrónomos de EEUU y España hicieron publico este descubrimiento, que supone un golpe para las esperanzas depositadas en que este planeta pudiera alojar vida. Las llamaradas suponen una intensa radiación ultravioleta y un bombardeo de protones que devastan cualquier atmósfera terrestre. Afectan especialmente al ozono, un gas fundamental para que prospere la vida en cualquier planeta. Y además, según la misma investigación, estas llamaradas son bastante frecuentes, ya que se producen cada 5 años aproximadamente. Mas allá de la atmósfera, el impacto de estas tormentas solares sobre la vida es también muy alta, afectando al ADN y generando quemaduras graves. Sólo la bacteria Deinoccocus radiodurans podría sobrevivir a la radiación, si tomamos en cuenta las especies presentes en nuestro planeta.

En 2016 se descubrió el exoplaneta más cercano a nosotros, Próxima b, situado a 4,5 millones de años luz, a una distancia óptima de su estrella y con un tamaño semejante al de la Tierra. El hecho de que este planeta no pase por delante de su estrella hace que desconozcamos si posee atmósfera, agua o campo magnético, algo que sabremos cuando se construyan los más modernos telescopios que se están levantando en Chile. Los científicos especularon con que fuera habitable, lo que sumado a su cercanía lo convierte en un candidato para misiones de exploración en el futuro. Ahora sin embargo, estos eventos descubiertos obligan a revisar todo esto y supone casi descartar la vida en los sistemas planetarios en torno a enanas rojas como Próxima Centauri, que ha sorprendido por sus violentas tormentas y eyecciones de radiación. Sin embargo, lo que se ha demostrado en infinidad de veces es que los pronósticos de la ciencia han sido muchas veces errados, que el Universo es más complejo de lo que pensamos y que la vida existe hasta en los lugares más inhóspitos.

You might also like More from author

Comments

Loading...