Los ancestrales manuscritos de los esenios

Salen a la luz

0 1.131

Los Manuscritos del Mar Muerto guardan secretos y misterios entre sus palabras, relacionadas con las comunidades esenias judías. Con más de 2000 años de antigüedad, son joyas históricas que en el momento de su descubrimiento generaron nerviosismo en la Iglesia, temiendo que pusieran en duda las bases del Cristianismo y la figura de Jesús.

Cuevas de Qumrán

Estos Manuscritos fueron hallados a partir de 1947 cuando unos pastores beduinos entraron en una cueva de Qumrán, cerca del Mar Muerto. Tras arrojar un piedra por un agujero y escuchar un extraño sonido, volvieron con herramientas y sacaron tinajas de barro con algunos documentos de gran antigüedad. Hasta 1956 se inspeccionaron las 300 cuevas de la zona, hallando casi 1000 pergaminos y papiros escritos en arameo, griego y hebreo, datados entre los siglos III y I adc. Su extraordinaria conservación después de tantos años se debe al clima seco del desierto de Judea en el que fueron hallados, aunque hay algunos en muy mal estado. Actualmente se encuentran dispersos en diferentes puntos del globo, la mayoría en Israel, pero también en Nueva York, Jordania o Noruega.

¿Qué contienen estos antiguos documentos? Son principalmente copias de la Biblia hebrea o Tanaj muy valiosas por su carácter arcaico, pero también calendarios, oraciones y reglas de las comunidades judías de aquella época. Uno de los más interesantes es el llamado Génesis apócrifo, escrito en primera persona por Noé en el que se narra el Diluvio que arrasó todas las tierras. Este es el documento expuesto ahora por primera vez en el Museo de Israel, a pesar de su muy mal estado de conservación, se cree debido a la mala calidad de la tinta. Para protegerlo se han estipulado unas draconianas medidas de seguridad, colocado en una urna con cristal inteligente que permite verlo durante solo 30 segundos y sin luces que lo iluminen directamente.

Se cree que todos estos manuscritos fueron guardados en las cuevas para protegerlos de las guerras de invasión de los romanos y la segunda destrucción del Templo de Jerusalén en el 70 dC. Y se los vincula a los misteriosos esenios, judíos ascetas que se oponían a la ortodoxia de los fariseos y que vivían en comunidades dedicados a la reflexión, la vida interior y el estudio de los libros sagrados de todas las confesiones. Llevaban vidas disciplinadas y sus propiedades debían ser cedidas por el bien de la comunidad y los más desfavorecidos, cultivadores de la fraternidad como un principio básico. Con fuertes reminiscencias místicas, se veían como herederos de Dios y custodios de sus secretos, entre los cuales estaban los antiguos libros del principio de los tiempos que ellos trataban de descifrar y entender. Los esenios poseían presencia en muchas ciudades y civilizaciones de entonces como Egipto o Grecia.

En los Manuscritos del Mar Muerto hay muchas referencias a estos esenios, mostrándonos sus dogmas, pensamientos y reglas internas. Uno de estos hace referencia a un personaje oculto, el llamado Maestro de Justicia, fundador de esta comunidad esenia, que fue perseguido y muerto por el llamado Monje Impío. Este Maestro fue vinculado en su momento a Jesucristo, generando zozobra en el Vaticano cuando fueron descubiertos los Manuscritos, pero tiempo después la relación entre ambos fue desechada por las diferencias cronológicas y la disparidad dogmática. Pero, los historiadores no descartan que hubiera relación entre estos esenios que buscaban reconstruir la religión y el nacimiento del Cristianismo, proponiendo incluso que Jesús hubiera sido esenio o hubiera estado en contacto con ellos, llevando su influencia. Sea como sea, estos antiguos manuscritos son una joya histórica de invaluable importancia.

You might also like More from author

Comments

Loading...