El ocaso del ladino

Una lengua amenazada

0 412

El ladino es el idioma medieval de los judíos expulsados de la Península Ibérica, un fragmento de la rica historia de las comunidades judías. Pero, actualmente se encuentra amenazado por la desaparición. Con el objetivo de evitar esta situación se ha decidido crear una academia de esta lengua en Israel para que sea potenciada y recuperada. Diferentes intelectuales e instituciones se pusieron de acuerdo para mantener vivo el ladino, también llamado judeoespañol o incluso espanyol.

Sinagoga de Toledo

En 1492, en medio del esplendor del reinado de los Reyes Católicos y poco después de la caída del ultimo baluarte musulmán, se aprobó el llamado edicto de Granada que ordenó la inmediata expulsión de todos los judíos de los reinos ibéricos. Estos judíos, también llamados sefardíes, se expandieron por la cuenca mediterránea hacia Grecia, Turquía o los Balcanes, llevando consigo su lengua española, como símbolo de identidad frente a otros grupos judíos como los askenazíes de Europa Central y Oriental. Este idioma se consolidó en aquellos lugares, convirtiéndose en algunos puntos como Salónica en lengua franca del comercio y las diferentes colectividades.

El ladino recibe su nombre de la deformación de “latino”, idioma al cual los judíos traducían el hebreo cuando habitaban en la Península Ibérica. Por lo tanto, este idioma se alimenta principalmente del castellano antiguo y medieval anterior al siglo XV, manteniendo antiguos vocablos hispanos que ya no se usan en España. También utiliza términos del hebreo, el griego, francés o el turco. Recluido a obras de carácter religioso, empezó a utilizarse también en poemas u otros géneros profanos. Tras su época de consolidación en la Edad Moderna, a partir del siglo XIX comienza su lento declive, siendo relegado a ámbitos familiares. La lucha de los gobiernos por imponer una sola lengua y la inexistencia de una institución que fije sus normas internas, provocó que el lenguaje fuera desapareciendo hasta su situación actual cuando lo hablan menos de medio millón de personas en todo el mundo.

Con el objetivo de frenar esta extinción del ladino, la Real Academia Española ha firmado un acuerdo con Israel para crear una casa en ese país que fortalezca este idioma. Se localizará en Tel-Aviv e impulsará normas homogéneas y su propia literatura para intentar salvarlo de su ocaso. El primer paso será elegir una denominación para la propia lengua, ya que se la conoce de muchas formas: ladino, sefardí, judeoespañol y tiene diversas variantes como la haquetía de Marruecos. Su rica musicalidad y su carácter de idioma medieval lo convierten en una joya lingüística que ahora se intenta conservar a toda costa, preservando un trozo de la rica historia mediterránea.

Diario “La Luz de Israel” escrito en ladino

You might also like More from author

Comments

Loading...