Graneros bajo el agua

El futuro de los mares

1 298

Un pescador de EEUU inventó todo un sistema para obtener alimentos variados en una especie de granjas submarinas, una idea que ha recibido amplio reconocimiento y que ya funciona en varios lugares. Cansado de ver un sistema extractivo que arrasa con todo y depreda el medio ambiente como si no hubiera futuro, el estadounidense Bren Smith estuvo largos años experimentando y aprendiendo de sus errores para desarrollar este modelo productivo con muchas virtudes. El innovador sistema integral se denomina “cultivación marítima 3D”.

Detalle del sistema. Boyas y cuerdas ancladas al fondo lo mantienen fijo. Produce algas kelp, ostras, vieiras, mejillones,…

En un mundo superpoblado en el que la escasez de recursos y la necesidad de generar más alimentos son imperativos, propuestas como estas son muy celebradas y reconocidas. Smith trabajó durante muchos años para una empresa pesquera y vivió cotidianamente la catástrofe para los ecosistemas marinos de la pesca de arrastre que devastaba los fondos oceánicos. Se convenció de que el sistema extractivo planteado de forma industrial no hace más que arrasar los mares. El hecho de descartar y tirar por la borda cientos de peces capturados por error y la creciente pelea entre los barcos por capturar menos peces y a mayor profundidad lo convenció de la necesidad de buscar una solución.

Sus pruebas y errores con diferentes proyectos le llevaron 15 años. Lo intentó inicialmente con la acuicultura de ostras, pero el paso de los huracanes Irene y Sandy arruinó su proyecto y lo dejó en bancarrota. Sin embargo, siguió adelante con sus intentos y aprendió de sus experiencias, teniendo en cuenta en el futuro a los huracanes. Buscó no centrarse en producir una sola especie, sino tener varias para que una sustituya a la otra en caso de imprevistos. Y finalmente lo logró en 2017. Diseñó un sistema de estructuras metálicas capaces de soportar huracanes que bajo el agua sujetan cuerdas llenas de algas kelp. Pero además, entre ellas hay intercaladas redes con vieiras y mejillones y en el fondo se producen ostras y almejas en jaulas. Para redondear, también obtienen sal.

Las ventajas de este sistema múltiple son muchas. Su inventor asegura que con una granja submarina del tamaño del estado de Washington se podría alimentar a todo el planeta. Se produce rápido, varios alimentos a la vez y con mínimo impacto ambiental, puesto que en la superficie solo hay algunas boyas que delimitan las estructuras y bajo ella la ocupación del fondo es muy reducida, permitiendo la vida marina. Se evita la deforestación, productos químicos, la necesidad de producir para alimentar animales,… Además la alga kelp absorbe ingentes cantidades de dióxido de carbono que tanto contamina mientras que, las ostras filtran el agua eliminando el nitrógeno. Para cerrar este excepcional combo de virtudes, el invento está libre de patentes y derechos, lo que permite que cualquiera con los recursos mínimos pueda replicarlo e imitarlo en cualquier parte del planeta. Sin duda, este invento es una excelente noticia para el medio ambiente y nuestros mares.

Jaulas de crustáceos

You might also like More from author

Comments

Loading...