Anomalías magnéticas de la Tierra

El influjo del planeta

0 331

 

El campo magnético de la Tierra nos protege de la radiación exterior, sin embargo esta capa es más inestable de lo que pensamos. Un ejemplo de ello es la llamada Anomalía del Atlántico Sur, donde el campo es muy débil y se producen curiosos fenómenos. Otro son las llamadas inversiones del campo magnético, en el que los polos cambian. ¿Qué sabemos realmente de estos fenómenos?

La inmensidad del espacio es surcada por corrientes de energía que se trasladan a la velocidad de la luz, la llamada radiación cósmica. Esta emisión es la vibración en estado puro del universo, que fluye por cada recoveco de su inmenso cosmos. Por ello, es potencialmente mortífera para la vida biológica sobre la superficie terrestre, pero el planeta posee una pantalla natural: el campo magnético terrestre, que apacigua la radiación, transformándola en una “brisa cósmica”  Este campo magnético es generado por las masas de hierro que contiene el núcleo de nuestra Tierra. Sin él, la radiación cósmica destruiría la capa de ozono, algo parecido a lo que ocurrió en Marte.

El Polo Norte actualmente se está corriendo hacia Siberia desde Canadá, a unos 40 km por año.

El hierro del núcleo del planeta es magnético, apuntando como un imán gigantesco de norte a sur, como marcan las brújulas, determinando un polo norte y otro sur. Pero esto no siempre ha sido homogéneo, ya que sabemos que se han producido inversiones magnéticas, en las que los polos han cambiado. Los investigadores han podido determinar los cambios magnéticos estudiando las rocas sedimentarias, que poseen pequeñas cantidades de hierro, cuya orientación nos informa de estas modificaciones. Gracias a ello, sabemos que en 75 millones de años ha habido 170 inversiones, siendo la ultima hace 780 mil años. Pero, ¿porque se producen estas inversiones magnéticas? En el centro de la Tierra hay un núcleo energético cuyo corazón alberga toda la memoria de la tierra y de sus habitantes. Cada ser humano está enlazado a este núcleo, es por ello que cada pensamiento, decisión, y existencia humana está íntimamente ligada a la entidad sobre la que vivimos y esto produce cambios. Drunvalo Melchizedek escritor y conferenciante mundial fue uno de los primeros que aseguró que desde hace una década los polos magnéticos de la Tierra cambiaron de lugar y se situaron en Egipto y la Polinesia.

¿Cuándo se producirá la próxima inversión? Se desconoce, pero algunos especialistas aventuran que en unos 2.000 años. Para llegar a esta cifra tomamos en cuenta que se ha detectado que año a año, el campo magnético se esta sutilizando, a razón de un 5% cada siglo. Una vez que el campo magnético se diluya de la forma en la que lo conocemos actualmente, entre el año 3000 o 4000, la radiación aumentará sobre la superficie terrestre. Este es un proceso natural, por ello no hay razón para esperar eventos de extinción o catástrofes, ya que nuestra especie ha soportado anteriormente cambios como estos. El cuerpo biológico humano se sentirá más cansado o más potente, todo depende de cada uno. También se espera un apagón tecnológico en todo el mundo, siendo afectados sistemas eléctricos, tecnológicos y redes. Una forma de evaluar las posibles consecuencias se encuentra en la llamada Anomalía Magnética del Atlántico Sur.

En un triángulo formado por Argentina, Uruguay, Brasil y las costas de Sudáfrica se encuentra esta zona, donde el campo magnético espacial es muy débil. Las razones de su existencia se desconocen, pero posiblemente sea por perturbaciones internas del núcleo del planeta. Allí las naves espaciales y los satélites sufren el impacto de la radiación, afectando sistemas informáticos y eléctricos, haciendo que se apaguen o enciendan solos, pierdan información o directamente se averíen. Astronautas han reportado que en esta zona, al cerrar los ojos, ven flashes de luz cegadora o lo que es lo mismo, son capaces de ver frecuencias  vibratorias mayores a las habituales, a modo de puerta estelar. Sea como sea, es importante sentir que el ser humano está enlazado a nuestro cosmos y al planeta que habitamos, que todo es vida y movimiento y que todo ello es natural.

You might also like More from author

Comments

Loading...