El Santo Grial leonés

¿La Copa sagrada, está en León?

0 1.029

La copa sagrada lleva siendo buscada por generaciones de exploradores e historiadores en muchos países. Sin embargo, se encontraría en una antigua colegiata románica española. ¿Cuáles son las pistas que nos llevan a ello?

El Santo Grial es el objeto mágico más buscado de la Cristiandad. Ha inspirado multitud de libros, películas y ha generado infinitos debates entre los investigadores e historiadores. La historia de la copa está llena de los avatares del paso del tiempo: guerras, saqueos, regalos monárquicos, pactos de silencio y órdenes de caballería. Se lo sitúa en Francia, Inglaterra, Italia, en Valencia.

Pero de acuerdo a las últimas investigaciones, el Santo Grial podría estar en la Colegiata de San Isidoro, en la ciudad de León, al norte de España. Vamos a conocer su historia y las teorías que los sitúan en esta bellísima construcción románica. Este edificio es una joya del Románico, con muros anchos, profusión de pinturas en las paredes, decorado bellamente pero sin excesos.

Es una construcción del siglo XI, de la época medieval, cuando España no era más que unos cuantos reinos que se enfrentaban a los musulmanes del Sur en la larga guerra de Reconquista. El rey Fernando I de León y su esposa Sancha lo levantaron, queriendo hacer de él un lugar sagrado y para ello juntaron varias reliquias, como el cuerpo de San Isidoro de Sevilla o un trozo de la mandíbula de San Juan Bautista. El edificio alcanzó gran suntuosidad para la época, pero siempre llamó la atención a los especialistas la abundancia de alusiones al Santo Grial, sobre todo en el Panteón Real de la iglesia leonesa.

Copa de Doña Urraca, en el museo de la Colegiata de San Isidoro.

Entre los objetos que se guardan en ella destaca la llamada Copa de doña Urraca. Urraca fue señora de Zamora y la hija del antedicho rey Fernando I. La copa, muy sencilla, consta de dos piezas de piedra ónice que posteriormente fueron decoradas profusamente con oro y piedras preciosas. Los especialistas siempre se preguntaron el porqué de tanta decoración para algo tan arcaico.

La respuesta se encontraba en El Cairo, Egipto, donde el historiador Gustavo Turienzo Veiga se puso a revolver los centenarios pergaminos de la Biblioteca Nacional. Allí encontró unas cartas que hablan del destino de una Copa Sagrada, “adorada por los cristianos”. Supuestamente el Santo Grial se encontraba en Jerusalén, en la Iglesia del Santo Sepulcro, pero fue saqueada por los musulmanes y llevada a Egipto. En agradecimiento por los cargamentos de alimentos que el sultán de Denia había enviado, el imán del Cairo le mandó esta copa misteriosa. Más tarde, el sultán de Denia (Ali ibn Muyahid al-Danii) se la obsequió como regalo a Fernando I de León, el constructor de San Isidoro. Y la copa llegó a manos de su hija, doña Urraca.

En uno de los polvorientos pergaminos del Cairo se habla que el jefe de la expedición a Denia, Beni-I-Aswad, le cortó una esquirla a la Copa. Era tal el poder que se creía que tenía que le envió el fragmento al gran Saladino (sultán de Egipto y Siria) para que curase a su hija enferma.

En la iglesia de San Isidoro no solo hay un arca egipcia, sino que en 2010 se decidió desmontar la Copa de doña Urraca y efectivamente tenía una muesca. Además, hay numerosas referencias al Grial en la iglesia, y sobre todo destaca la escena principal del Panteón Real, donde se representa la Ultima Cena, en la que un sirviente le sirve el vino a Jesús ante sus discípulos

Al Grial se le atribuyen poderes sobrenaturales, sobre todo la capacidad de curar a los enfermos. Es la copa donde Cristo instituyó el sacramento de la Eucaristía, en la Ultima Cena. Y según otra tradición posterior, donde José de Arimatea recogió la sangre y el agua del cuerpo de Cristo crucificado. Es una de los objetos más sagrados de la Cristiandad, sino el que más. Se la vincula también con el ciclo artúrico de Gran Bretaña, donde se decía que estaba custodiado por una legión de caballeros o con los Templarios, la orden tan alabada como temida por el papado de Roma. A su alrededor se han tejido multitud de leyendas y mitos.

La hermosa ciudad de León, bendecida por dos joyas de la arquitectura Románica y Gótica (la iglesia de San Isidoro y la catedral) ahora también tiene el privilegio de ser depositaria del mayor tesoro de la Cristiandad. Mientras tanto, y en previsión de un aluvión de visitantes, los monjes de San Isidoro decidieron aumentar el precio de las entradas para ver la Copa de 4 a 5 euros.

Colegiata de San Isidoro, León

You might also like More from author

Comments

Loading...