Cuarzo: cristal imperecedero

Esta presente en nuestro cuerpo

0 1.134

El cuarzo es el segundo mineral más común sobre la superficie de la Tierra, puro sílice. Los griegos lo conocían como krystallos, simple cristal. Pensaban que era agua congelada que ya no se podía descongelar, por ello también en la cultura china se creía que calmaba la sed colocándolo en la boca. Para entender su abundancia en nuestro planeta, la arena de la playa es en un 95% fragmentos de sílice y cuarzo. Sin embargo, a pesar de ser algo corriente, este mineral es muy estimado por sus propiedades energéticas y muchas culturas lo han sabido apreciar y utilizar. Pocos saben que este mineral se encuentra presente en nuestro cerebro, en las terminaciones nerviosas de las neuronas.

Disco de cristal de cuarzo

La palabra cuarzo proviene del alemán quarz, que tiene su origen en el término “duro” del idioma eslavo. El cuarzo es extremadamente rígido y resistente y sometido a presión genera corriente por lo que es un material muy usado en relojes, radios e instrumentos ópticos. Conscientes de su gran dureza, los científicos usaron en 2016 discos de cristal de cuarzo como medio de almacenamiento para documentos importantes para la Humanidad (una Biblia, la óptica de Newton, la Declaración Universal de Derechos Humanos,…). Un láser grabó datos digitales en un cristal de este material, que podría soportar temperaturas de hasta 1000 °C y ser eterno si se mantuvieran las condiciones actuales.

El cuarzo, cuyo principal componente es el sílice, se encuentra también presente en nuestro organismo. Las dendritas, terminaciones nerviosas de nuestras neuronas, tienen sílice en su interior, dándoles su conductividad y su capacidad como receptores de impulsos nerviosos. Es por ello que el cuarzo genera importantes estímulos en nuestro cerebro. El sonido de los cuencos de cuarzo son utilizados cada vez más para armonizar las funciones cerebrales. Las investigaciones realizadas por el Dr. Jeffrey Thompson han demostrado que las vibraciones de los cuencos armonizan las conexiones entre las neuronas, lo que beneficia la capacidad cerebral.

El cuarzo tiene gran poder vibratorio y de separación de cargas eléctricas. Se la ha  denominado como “piedra del poder”, capaz de disipar la energía estática y emitir luz propia si es calentado. Es un potente limpiador energético, actuando como armonizador y transmutador.  Las estrías que aparecen en la superficie del cuarzo o en su interior, son las denominadas bibliotecas o archivos, registros de información sutil. El cristal archiva y recoge a nivel energético los acontecimientos que han ocurrido en el entorno durante su formación, por ello cada estría es un mensaje. Estará en el hábil individuo el poder traducir dicha información que contiene.

Este mineral tiene muchas variedades de acuerdo a sus tonalidades, muy apreciadas en gemología. El cuarzo amarillo o citrino, cuyo color proviene del alto contenido en hierro, era usado en épocas anteriores como talismán frente a la peste o malos pensamientos. El cuarzo violeta o amatista, muy apreciado en joyería por su belleza. Los griegos creían que en ella se encontraba el espíritu del dios del vino, Dionisio y la usaban como remedio contra la embriaguez. Ha sido siempre símbolo de poder y sabiduría. El ahumado, resultado de las altas temperaturas a las que se somete en el interior de la tierra, o el rosa.

El cuarzo ha sido considerado un elemento protector y sanador en muchas culturas. Determinadas tribus americanas los usaban como cristales para viajar de forma multidimensional entre las redes del tiempo. Los egipcios lo colocaban sobre las momias como acompañadores energéticos durante el tránsito a la otra vida y también entregaban una crisocola a la mamá que acaba de alumbrar una nueva vida, sobre todo cuando se trataba de la del futuro faraón.

Se atribuye a las culturas mesoamericanas la creación de varias calaveras de cristal de cuarzo, sin embargo hay una gran polémica con respecto a este tema ya que muchos científicos rechazan que sean auténticas. Pero quien ha tenido oportunidad de tocar una de ellas y se ha comunicado con tan impactante cristal sabe que allí dentro, en las profundidades de su reflejo, existe una biblioteca cósmica que va más allá de cualquier creencia empírica. Si el ser humano puede ir más allá de la visión del cuarzo como un simple cristal, podrá encontrar un Cristal eterno y compañero, con el cual compartir historias de vida o quizás historias de las estrellas.

You might also like More from author

Comments

Loading...