Pirámides de Bosnia, ¿engaño o realidad?

0 727

Al noroeste de Sarajevo, la sufrida capital bosnia, se encuentra la ciudad de Visoko, rodeada de un grupo de colinas boscosas. Hace unos años, se extendió la teoría de que estas elevaciones naturales en realidad eran pirámides, y actualmente allí se desarrollan obras de consolidación y desmonte. De  vez en cuando llega algún grupo de niños en excursiones de los colegios bosnios. Sin embargo, estas supuestas pirámides son rechazadas por una parte de la comunidad científica, considerándolas una estafa. Analicemos los hechos.

Sam Osmanagic

El origen de la teoría de las pirámides bosnias viene de la mano de Sam Osmanagic, un empresario que huyó a EEUU con el estallido de las guerras yugoslavas. Allí se hizo rico de la mano de industrias metálicas. Fue en octubre de 2005 cuando, este empresario anunció haber descubierto pirámides en Visoko, inicialmente, en la colina de Visocica, a la que denominó “Pirámide del Sol”. Afirmó haber descubierto construcciones humanas en los alrededores, así como importantes restos y los cimientos de las pirámides. Su determinación le llevó a crear la “Fundación del parque arqueológico de la Pirámide bosnia del Sol”.

Más adelante, identificó varias pirámides más (la de la Luna, la del Dragón y la del Amor) que conformarían un gran complejo arqueológico, construido en el pasado por una civilización desaparecida de la región de Iliria. Rápidamente, Osmaganic se rodeó de varios investigadores para dar veracidad a sus descubrimientos y comenzaron amplios trabajos de desmonte y exploración en la zona. Grupos de arqueólogos y geólogos comenzaron a realizar excavaciones y se produjo un boom en Visoko que atrajo a numerosos turistas y curiosos. Sin embargo, desde la comunidad científica surgieron críticas y en 2006 la Asociación Europea de Arqueólogos emitió una declaración donde rechazaba la veracidad de lo descubierto por Osmanagic y las pirámides bosnias.

Prospecciones en Visoko

Es por lo tanto, necesario ver los argumentos de un u otro lado. El empresario bosnio, siempre ha sido, lo que se considera un historiador heterodoxo, considerando que estas pirámides tenían una función esotérica, vinculándolo al continente lemuriano y su civilización. Los estudios de Osmanagic, provocaban un auténtico terremoto para la historiografía tradicional. Los historiadores rechazan la idea de que hubiera pirámides en Europa y menos de 12 mil años de antigüedad como proclamaba el empresario.

El yacimiento bosnio se apoya en una serie de presunciones que han sido muy criticadas. Por un lado, su ubicación: la Pirámide del Sol apunta al norte estelar, al igual que el resto de las pirámides, sin embargo, estas precisiones no han sido aún publicadas ni comprobadas. También, se apoya en los sistemas de túneles encontrados en el interior de la colina Visocica. En diversas catas y excavaciones, afirmó haberse encontrado restos de revestimiento y mampostería.  Todos estos estudios han sido rechazados. Los túneles se consideran antiguas minas, los objetos hallados en la zona han sido denunciados como traídos de otros lugares o de otras épocas, los restos de piedra en las colinas se atribuyen a la geología y los condicionantes geológicos.

Pirámides de Visoko

El investigador español Carlos Mesa, con una visión que podría denominarse como “intermedia” afirmó que los restos encontrados son de otras épocas, de 5000 o 4000 años aC, pero no antediluvianos como afirma Osmanagic. Las excavaciones han sido hechas con poco profesionalismo, con pico y pala y con el solo objetivo de llegar al corazón del promontorio. Considera que hay un pavimento indudablemente artificial pero sin continuidad como podría esperarse de una construcción tan grande. Mesa considera que posiblemente estemos hablando de túmulos que con el paso del tiempo se fueron deslizando por la colina.

La opinión más generalizada, frente a este “yacimiento” es que en la zona se hicieron excavaciones que mezclaron muchos elementos de la zona y que fueron sacados de contexto. Desde el 2009 hasta la fecha se han encontrado pocos restos y ningún elemento que permita defender estas teorías, con lo que ha bajado considerablemente el interés por la zona. El misterio de las pirámides bosnias continúa generando debate.

You might also like More from author

Comments

Loading...