Argentina infinita: Villa Pehuenia

Neuquén

0 549

En el extremo oeste de la provincia de Neuquén se encuentra un bello rincón en el que la Naturaleza campa a sus anchas, un lugar todavía poco conocido por el turismo masivo. En un anfiteatro rodeado de montañas y a orillas del esplendente Lago Aluminé se encuentra una diminuta y encantadora villa de poco más de 1500 habitantes, fundada en 1989. Se trata de un lugar único, en el que históricamente hubo escasa actividad humana permitiendo mantener virgen el territorio y donde se puede tener un intenso contacto con la Naturaleza.

Villa Pehuenia es muy recomendable para los amantes de la tranquilidad y para los que disfrutan de los paisajes cordilleranos. La villa es muy chica, en ella predominan las cabañas y casas de madera o piedra, sin grandes edificaciones. Sus habitantes se dedican casi exclusivamente al turismo. Se encuentra a solo 15 km de la frontera con Chile, en una región con clima severo, de veranos cálidos y secos e inviernos con constantes nevadas. Allí prosperan las especies vegetales autóctonas, como los centenarios pehuenes, ñires, lengas y coihues, que crean un manto verde que cubre las colinas y las orillas del Lago Aluminé. Esta masa de agua forma costas escarpadas, con playas, calas, penínsulas y pequeñas lagunas, perfectas para navegar, realizar deportes acuáticos o simplemente disfrutar de las impactantes vistas.

En los alrededores, carreteras y caminos sinuosos permiten perderse en la exuberante Naturaleza que gobierna el lugar, entre miradores y cerros. Junto a la villa se encuentra Batea Mahuida, un centro de ski todavía incipiente situado a unos 2000 metros sobre el nivel del mar y que permite esquiar en invierno. Se emplaza en el cerro del mismo nombre, que en realidad es un antiguo volcán inactivo. También es recomendable visitar el río Aluminé o la cercana localidad de Moquehue, zona de población mapuche y de sus ancestrales tradiciones. En Villa Pehuenia se puede degustar la cocina regional, donde predominan las carnes de cordero, la trucha o la infaltable rosa mosqueta. Sin duda, un rincón perfecto para disfrutar de la tranquilidad de la Cordillera andina, la columna vertebral argentina, sin aglomeraciones ni ruidos molestos.

You might also like More from author

Comments

Loading...