"Detrás de cada Manifestación hay una inconmensurable Fuente"

La Piedra del Destino

¿Real o falsificación?

0 726

En el castillo de Edimburgo, Escocia, se encuentran expuestas las joyas de la Corona Escocesa. Junto al cetro real, la corona y la Espada del Estado, se expone la llamada Piedra del Destino o de Scone. Esta piedra fue sobre la cual se coronaron casi todos los reyes escoceses y más tarde, los ingleses, desde la Edad Media, símbolo del poder divino de la monarquía y su relación con la Divinidad. Pero, han surgido muchas teorías sobre si la Piedra real fue robada y falsificada, amén de los muchos avatares de la historia que sufrió.

Representación de la Escalera de Jacob

Los orígenes de este trozo de arenisca se remontan hasta el Génesis. De acuerdo a la Biblia, Jacob, perseguido por su hermano Esaú y cansado, apoyó la cabeza en una piedra y soñó con la llamada “Escalera de Jacob”. Al final de una escalera apoyada en la tierra, se encontraba Yahvé que lo bendijo y le concedió la tierra de Israel. Esta piedra sobre la que se apoyó y tuvo su sueño revelador fue extraída y llevada a Jerusalén, donde se coronaban los reyes judíos. Tras una invasión de los babilonios, el profeta Jeremías huye con la piedra hasta el otro extremo de mundo de entonces, a Galicia.

Es entonces cuando se mezcla con las tradiciones celtas. La piedra, después de invasiones y guerras, llega hasta Irlanda donde se la consideraba un objeto sagrado y lleno de poder. Se creía que tenía propiedades mágicas, ya que aceptaba o no a los monarcas emitiendo gruñidos, por ello se la llamó “la piedra que habla”. Durante mil años estuvo en las cercanías de Dublín, hasta que fue trasladada a Escocia y en ella se coronaban los monarcas, como símbolo de bendición y del poder sobrenatural de los reyes. Se la depositó en el monasterio de Scone, de donde proviene su otro nombre.

Silla de San Eduardo

Con el paso de los siglos, las tribus escocesas se organizaron y conformaron el reino de Escocia, siempre en guerra con Inglaterra y Londres. En el siglo XIII, el rey inglés Eduardo I, decidido a dar un golpe moral al reino del norte, lanzó una invasión y se apoderó de la Piedra, llevándola a la Abadía de Westminster. A partir de entonces, los reyes ingleses se coronaban sobre ella e incluso reinaban literalmente “sobre ella”, ya que Eduardo mandó hacer un trono que contendría la roca debajo del asiento (la llamada Silla de San Eduardo). A pesar de varias promesas y tratados, nunca retornó a Escocia, incluso después de la unificación de ambas coronas en la época Estuardo.

La “usurpación” de la roca por Inglaterra se convirtió en una causa nacionalista en el norte. Y así llegamos al siglo XX, cuando finalmente la Piedra es devuelta a Edimburgo. En 1996, el primer ministro John Major, la envió de vuelta a sus dueños originales, custodiada por la Policía. Pero, ¿es realmente esta piedra la misma a lo largo de la Historia? Su origen en Israel, esta entroncado con la necesidad de la monarquía escocesa de vincularse a la cuna del cristianismo y de así justificar su poder. Pero en hechos de épocas más cercanas, surgen interrogantes sobre el tema. La invasión de Eduardo I pudo no haber logrado su objetivo de conseguir el preciado botín. Según algunas leyendas, los monjes de Scone, ocultaron la Piedra real y entregaron una falsificación a los ingleses.

Pero el suceso más extraño es el del año 1950, cuando el día de Navidad, cuatro estudiantes escoceses la robaron de la Abadía de Westminster y se dirigieron a Escocia en coche. Durante el asalto, la Piedra se rompió. El fragmento más chico apareció en Leeds, donde fue restaurada. El Gobierno lanzó entonces una gran operación de búsqueda del trozo mayor. Finalmente, este apareció como por arte de magia, en la abadía de Arbroath, justo a tiempo para la coronación de Isabel II en 1953. Esta reaparición causa controversia ¿por qué abandonarla y devolverla después del enorme esfuerzo de ocultarla y robarla? Según los investigadores, la presión del Gobierno y la falta de apoyo de la opinión pública hicieron que los ladrones la devolvieran. También, que pudieron pensar que dándola a la iglesia escocesa, ésta la protegería y ocultaría de los ingleses. Pero, ¿es realmente la misma Piedra que fue robada? Las teorías son muchas, pero la cuestión de la sospecha permanece.

Restitución de la Piedra a Escocia en 1996

You might also like More from author

Comments

Loading...