La niña que cambió la historia

Descubrimiento en Alaska

0 1.545

El cadáver de una niña hallada en Alaska, ha hecho modificar la forma en que pensaba que llegaron los primeros pobladores a América. El estudio genético ha permitido arrojar algo de luz sobre una etapa de la que se conoce poco, cuando hace unos 12 mil años empezó a poblarse el continente. Sin embargo, nuevas preguntas aparecen y esperan respuesta.

Región de Beringia, entre Alaska y Siberia

Según se creía, los primeros pobladores del continente americano llegaron desde Asia, desde Siberia concretamente y penetraron a través de un brazo de tierra (Beringia) que comunicaba ambos continentes, hace unos 13 mil años. Este puente natural quedó sumergido con los cambios climáticos. Una vez en tierras americanas, los pobladores se dividieron en dos grandes grupos y a su vez en muchos más posteriormente. Pero este descubrimiento ha demostrado que la llegada y la posterior división de los colonos se hizo mucho antes. Y también que los recién llegados eran más diferentes entre sí de lo que pensábamos, aunque mantenían un origen común.

La infante tenía entre 6 y 12 semanas de vida cuando falleció y fue enterrada junto al río Upward Sur, en el centro de Alaska. Llamada por sus descubridores Pequeño Amanecer, la datación por radiocarbono arrojó el resultado de unos 11.600 años, siendo uno de los cuerpos más antiguos hallados al norte del continente americano. Pero, lo que ha asombrado a los investigadores es que, al estudiar el genoma del ADN, descubrieron que la niña no pertenecía a ninguna de las dos familias en las que se creía estaba dividida la población americana.

Las conclusiones del estudio señalan que hace unos 20 mil años los pobladores de Norteamérica ya vivían diferenciados totalmente de sus parientes asiáticos gracias a la glaciación y el completo aislamiento. El avance de los hielos impulsó a los colonos a emigrar hacia el sur, a zonas más templadas y a expandirse por el continente. Con el paso de los siglos, las poblaciones se fueron diferenciando culturalmente hasta el surgimiento de las civilizaciones mayas o aztecas. El genoma de la niña nos muestra que aunque era de un grupo desconocido hasta ahora, comparte un antepasado común con los demás pueblos. Se trata del primer indicio que permite confirmar el origen común de las poblaciones americanas.

El estudio, publicado en la prestigiosa Science, sin embargo no arroja datos sobre las teorías para explicar la existencia de estos grupos aislados. En 2007 se propuso la posibilidad de que en el tránsito hacia América hubo una etapa de transición, una etapa de parada en la región del estrecho de Bering en la que la población estuvo aislada por los hielos y se desarrolló de forma diferente. Sin embargo, este estudio no aporta datos sobre dónde habitó este grupo aislado. Un dato curioso es que estos primeros pobladores ya consumían salmón, siendo el registro más antiguo que tenemos del consumo de este pescado. Sea como sea, el descubrimiento de esta niña ha modificado la visión sobre la aún poco conocida llegada del hombre al continente americano.

You might also like More from author

Comments

Loading...