Los jardines de Babilonia del siglo XXI

Jardines verticales y techos verdes

0 510

En este mundo urbano de grandes ciudades la necesidad de aumentar los lugares ajardinados se convierte en una quimera por la falta de espacio. Sin embargo, los jardines verticales o los techos verdes permiten aportar soluciones a esta problemática, generando numerosos efectos beneficiosos para los edificios y su entorno. Diversos estudios han confirmado las grandes virtudes de estas nuevas técnicas urbanas, siendo algo mas que parches verdes en las ciudades.

Los jardines han sido siempre sinónimo de belleza, relax y mayor contacto con la Naturaleza. Son el lugar donde disfrutamos del ocio o de reuniones familiares. La fusión entre espacios verdes y ajardinados ha sido siempre uno de los más importantes desvelos de la arquitectura, intentando crear construcciones prácticas y a la vez decoradas con jardines. Un ejemplo de esto eran los antiguos Jardines Colgantes de Babilonia, que maravillaban a los viajeros que visitaban la ciudad. Los ricos y poderosos construyeron a lo largo de los siglos elegantes villas en zonas alejadas y rodeadas de extensos parques. Una de las culturas que más apreciaban los jardines eran los musulmanes, que intentaban crear grandes zonas verdes por donde corriera en abundancia un elemento que siempre veneraron: el agua, presente en fuentes, acequias y canales.

Actualmente, el enorme crecimiento de las ciudades ha generado preocupación por la escasez de lugares de esparcimiento y de verdor. La extensión de las superficies asfaltadas reduce la absorción de agua, genera islas de calor o lugares con alta concentración de gases. Es por ello que en las últimas décadas se han generalizado los jardines verticales o en techos, solucionando el problema de la falta de espacio para la creación de parques. Estos nuevos sectores verdes son recientes en las ciudades pero en algunos países ya se vienen utilizando desde hace siglos. Es el caso de los países nórdicos, como Noruega, cuyas viviendas de los siglos XVII y XVIII ya tenían techos cubiertos de verdor y especies autóctonas. En 1919 se construyó un techo verde en una planta de agua de Zúrich, Suiza, pero tuvieron su gran expansión a partir de 1960, cuando se popularizaron en Alemania y luego en otros países de Europa y América.

Viviendas en Islandia

En el caso de los jardines verticales, se expandieron en los últimos años en casi todas las grandes ciudades del mundo. El inventor de esta técnica fue el botánico francés Patrick Blanc, quien patentó su idea en 1988. Pero, ¿qué beneficios trae cubrir edificios con estas cortinas vegetales? Diversos estudios han demostrado que generan efectos positivos para el entorno y el interior del edificio: la evapotranspiración de las plantas regula la temperatura y aumenta la humedad dentro y fuera de la construcción, modera la acción de los rayos solares y frena el influjo los vientos. Estos jardines verticales y techos verdes hacen que las temperaturas sean hasta 4°C menores que en el exterior. Además, permite reducir la incidencia de los ruidos del exterior, los gases contaminantes, hace bajar el consumo interno de energía y habrá menos polvo para limpiar. El efecto decorativo no es menor ya que se ha demostrado que la visión de verde mejora el humor de cualquier persona.

Las técnicas de construcción de estos jardines verticales se han ido perfeccionando. Un andamiaje de metal y diversas capas de plástico y paneles son la base para la colocación de las plantas que pueden ser muy diversas. Se suelen utilizar musgos, líquenes, helechos y plantas de crecimiento rápido como el lazo del diablo. En el caso de los techos verdes se puede usar casi cualquier especie, existiendo incluso los llamados “extensivos” en los que hay vegetales voluminosos e incluso árboles, pero requieren mucho trabajo de irrigación, abonos y otros cuidados. Por ello, la mayoría opta por especies más pequeñas y fáciles de cuidar. Los jardines en techos requieren un gran cuidado en la impermeabilización y el cuidado del agua. Gracias a estas técnicas nuestras grandes y grises metrópolis se convierten en lugares mas amables para vivir, creando un entorno más amigable y más verde.

Techo verde en Buenos Aires
Via Jardines Colgantes de Babilonia

You might also like More from author

Comments

Loading...