El área 51 soviética

La base de Kapustin Yar

0 392

El área 51 de EEUU es conocida por todos, como lugar secreto de supuestas pruebas y experimentos con alienígenas, pero en la URSS también existía un emplazamiento parecido: el cosmódromo de Kapustin Yar. Esta base fue importante durante la Guerra Fría como zona de ensayos para misiles, artillería o explosiones nucleares, pero también donde se produjeron avistamientos de OVNIS. Conozcamos su historia.

Vista de la base

En 1946, a sólo un año del final de la barbarie de la Segunda Guerra Mundial, el dictador ruso Ióseph Stalin dio la orden de construir una base de pruebas a unos 100 km de la ciudad de Stalingrado (actual Volgogrado). Ciertamente, se encontraba en una zona inhóspita y desierta, lo que generó cierta curiosidad la elección de este emplazamiento. La base, centrada en el desarrollo de misiles, bombarderos y posteriormente en bombas nucleares, se rodeó de un gran secretismo dentro de un contexto de creciente tensión con EEUU y la Guerra Fría, en el que ambos antagonistas ocultaban celosamente sus arsenales e investigaciones militares. Este hecho generó una gran rumorología en torno a lo que ocurría realmente en estas instalaciones, proponiendo la existencia de experimentos con seres y naves de otros planetas.

¿Por qué se construyó esta base? Por un lado, como zona de ensayos de la tecnología de misiles que se había sustraído a los nazis durante la reciente guerra. Además, allí se realizaron 5 pruebas nucleares entre 1957 y 1961. Por otro lado, se dice que Stalin estaba obsesionado con la explosión de Tunguska de 1908, un meteorito que generó una colisión en Siberia con la fuerza de mil bombas atómicas y cuya onda expansiva recorrió toda la Tierra dos veces. El dictador temía que esta colisión hubiera sido provocada por alguna fuerza extraterrestre, por ello, uno de los objetivos hipotéticos de esta base era encontrar y desarrollar esta supuesta tecnología alienígena. Sus consejeros temían tanto contradecirle que nadie le hizo cambiar de idea y llevaron a cabo sus planes. Esta versión es, sin embargo, negada por los allegados del dictador, fallecido en 1953.

Caza soviético

El secretismo de la base fue caldo de cultivo para los defensores de los OVNIS, a partir del llamado incidente Roswell ruso, supuestamente sucedido en junio de 1948, un año después de su paralelo en EEUU. Según cuenta el ufólogo Philip Mantle, sobre las 17 de la tarde, un extraño objeto apareció en los radares de la base y se ordenó enviar a un caza. El piloto del avión avisó de que se había encontrado con un objeto metálico alargado que emitía una intensa luz que lo cegaba y decidió disparar contra la nave, haciéndola caer a tierra. Los restos fueron llevados a la base ultrasecreta. A partir de aquello, se considera que pudo haber un “efecto llamada” produciéndose más encuentros extraterrestres y se llegó a afirmar que un total de 5 naves fueron remolcadas y guardadas bajo siete llaves en Kapustin Yar.

Estas historias carecen de pruebas o cualquier tipo de asidero, más allá de la mitología de los OVNIS y sus defensores. Pero, lo cierto es que en los años 80 se fijó en este cosmódromo la base del proyecto Circle cuyo objetivo era el monitoreo y la búsqueda de OVNIS, proyecto que se cerró poco antes de la desmembración de la URSS. Sea como sea, los rumores nunca cesaron y hubo diversas fuentes que afirmaron haber visto cosas difíciles de entender. Es el caso de la cosmonauta rusa Marina Popovich que publicó un libro sobre el tema (Glasnost Ovni) en el año 2003, afirmando que incluso se recuperaron cuerpos de las naves alienígenas.

El incidente más grave se produjo en julio de 1989, cuando tres objetos esféricos con una parte superior iluminada atacaron la base. Lanzaron “rayos” contra un silo de lanzamiento de misiles y lo arrasaron. Se hizo despegar un caza, pero las extrañas naves no permitieron que se acercase, frustrando cualquier tipo de contacto visual o comunicación. Otro incidente fue reportado con varias naves en Turkmenistán, en 1984. Estos hechos fueron registrados en un informe que el coronel retirado Boris Sokolov vendió al periodista George Knapp de la ABC News. También, se habla del llamado “expediente azul” de la temida policía secreta soviética, la KGB, que poseía un listado pormenorizado de estos eventos en la base secreta. En cualquier caso, el misterio y el secreto continúa rodeando Kapustin Yar, generando todo tipo de historias acerca los recurrentes encuentros con seres de otros planetas. ¿Qué es cierto y qué es mentira? A falta de cualquier tipo de prueba concluyente sólo queda dejarlo en manos de la opinión de cada uno.

You might also like More from author

Comments

Loading...