"Detrás de cada Manifestación hay una inconmensurable Fuente"

La puerta del infierno

En el desierto de Karakum

0 510

En Asia Central se encuentra uno de los lugares más extraños del planeta, el incandescente Pozo de Darvaza, también llamado Puerta del Infierno. Originado por la acción humana, se encuentra en medio del desierto de Karakum, en la república asiática de Turkmenistán y lleva ardiendo más de 50 años. Es una de las principales atracciones de este lejano país de Asia Central.

Tras la disolución de la URSS en 1990-1991, varias repúblicas declararon su independencia, separándose de Moscú. Desde la pequeña Lituania a la gigantesca Kazajistán, después de su independización estas flamantes naciones mantuvieron una relación más tensa o más amistosa con la nueva Rusia surgida tras las cenizas del comunismo. En Asia Central entre estos nuevos países difíciles de pronunciar como Kirguizistán o Uzbekistán, nació la república de Turkmenistán con capital en Ashgabat. Lugar de paso de la Ruta de la Seda, fue un emplazamiento estratégico en la Antigüedad, ambicionado por Rusia y China.

De religión musulmana mayoritaria, casi todo su territorio está conformado por el desierto de Karakum, pero bajo la tierra posee muy ricos recursos naturales, como el gas, lo que ha permitido cierta prosperidad. Un capítulo aparte merece su sistema político, bastante represivo y controlado con mano de hierro por su presidente Gurbanguly Berdimuhamedow. Aunque hay censura y un culto excesivo a su persona, ha resultado ser más moderado que su predecesor, Saparmyrat Niyazov quien llegó a cambiar los nombres de días y semanas para renombrarlos con los de su madre, su libro y su persona.

Pero una de las atracciones de este enigmático y desértico país es el Pozo de Darvaza. En 1971 un grupo soviético se encontraba realizando prospecciones de gas, cuando un accidente generó un cráter en la tierra que se tragó sus equipos y tiendas. Habían descubierto una cueva llena de gas natural. En una decisión errada, decidieron prenderle fuego para evitar el escape de gases peligrosos, esperando que el incendio se apague en unos días. Sin embargo, este cráter de unos 69 metros de diámetro y 30 de profundidad ya lleva más de 50 años en lo que parece una combustión eterna. Desde entonces, los lugareños de la cercana población de Darvaza lo llaman la “Puerta del Infierno”.

Con temperaturas de más de 400°C, es difícil soportar el calor que emana, pero muchos curiosos se acercan a ver el espectáculo a pesar de las dificultades naturales y burocráticas para llegar a este desolado rincón del desierto. Los intentos que se han hecho hasta la fecha para apagarlo no han dado resultado, por lo que se espera que siga ardiendo indefinidamente hasta que en algún momento los fuegos internos se apaguen.  Ver esta boca incandescente es un gran espectáculo, sobre todo de noche, cuando Hades deja las puertas abiertas a sus dominios infernales.

You might also like More from author

Comments

Loading...