Arpones y láseres espaciales

Ideas a una problemática espacial

0 252

En torno a la atmósfera de la Tierra se han ido acumulando toneladas de basura espacial que preocupan a los científicos. Es por ello, que se están buscando todo tipo de soluciones para este problema. Una empresa japonesa ha desarrollado una especie de recolector de basura espacial que se espera que empiece a trabajar a principios de 2018.

Orificio en el fuselaje de la nave Endeavour provocada por basura espacial

En 1957 la URSS dio el primer paso lanzando la sonda Sputnik. A 60 años de aquel puntapié inicial de la carrera espacial, se calcula que hay unos 100 millones de restos de basura espacial orbitando en torno a nuestro planeta, desde herramientas a trozos de cohete o viejos satélites fuera de servicio. Estos objetos de diversos tamaños se mueven a altas velocidades de unos 28 mil km por hora, siendo auténticos proyectiles mortales para astronautas, naves y los costosos satélites cada vez más numerosos. En 2014 la Estación Espacial Internacional tuvo que moverse tres veces para evitar el impacto de esta basura espacial. Cuando no hay tiempo para mover a la EEI, los astronautas no tienen más remedio que refugiarse en zonas seguras. Estos fragmentos a veces también penetran en la atmósfera y se precipitan sobre la superficie terrestre, generando un peligro adicional.

En este último caso, dependiendo del tamaño, la gran mayoría de los restos de basura espacial al entrar en contacto con la atmósfera se incineran y son eliminados. Para aprovechar esta situación, la empresa japonesa Nitto Seimo Co. y la agencia espacial japonesa han desarrollado un prototipo que ya fue lanzado al espacio desde el Centro Espacial de Tanegashima y que empezará a trabajar en los primeros meses de 2018. El artefacto cuenta con cuerdas de aluminio y cobre electromagnéticas con las que se frenará los restos de basura espacial y se los lanzará hacia la atmósfera para que se quemen al entrar en contacto con ella. Pero, este proyecto solo servirá para desintegrar aquellos restos más grandes, para los más pequeños se deberá desarrollar otra solución. Sin embargo, desde medios de Japón se ha informado recientemente de algunos problemas en este prototipo, poniendo en duda la viabilidad del proyecto.

El prototipo desarrollado por Japón

La ESA (Agencia Espacial Europea) se encuentra desarrollando otro plan para retirar satélites grandes, el llamado proyecto “e.Deorbit” mediante la utilización de arpones. La empresa Macdonald, Dettwiller y Asociados propuso la creación de vehículos que recogieran la basura espacial y los llevaran a algún lugar determinado para acumularla y después eliminarla. Otras soluciones más extrañas son por ejemplo la utilización de rayos láseres disparadas contra los restos de basura o la utilización de gel aéreo para inmovilizarlos. La preocupación ha llegado a las propias empresas que desarrollan los satélites, buscando que sean pequeños y manejables como el caso de los Dover, del tamaño de un maletín, o los miniaturizados “cubesats”.

En este sentido, las autoridades espaciales ven con temor el hecho de la creciente comercialización del espacio, inundado de un número cada vez mayor de satélites y sondas lanzadas por miles de empresas privadas. No existe una autoridad central que brinde apoyo y se preocupe de esta problemática de forma centralizada, siendo los mismos causantes del problema los que deben buscar una solución. En este contexto anárquico, son las agencias espaciales las que han tomado la posta, intentando desarrollar estas primeras soluciones y garantizar la continuidad de la exploración espacial en las próximas generaciones.

You might also like More from author

Comments

Loading...