¿La doble identidad de Shakespeare?

Una historia llena de enigmas

0 373

A finales del siglo XVI un altercado acabó con la muerte del promisorio dramaturgo Christopher Marlowe. La realidad de este hecho está lleno de puntos oscuros, existiendo incluso la posibilidad de que Marlowe y el brillante William Shakespeare fueran la misma persona. Conspiraciones en la corte isabelina, tensión entre espías del Gobierno de Londres, una treta para engañar a las autoridades: la historia es mucho mas compleja de lo que parece.

Christopher Marlowe

En 1564, nació Christopher Marlowe en Canterbury en el seno de una familia humilde, siendo su padre zapatero. Pero, obtuvo una beca en el Corpus Christi College de Cambridge donde se licenció y continuó sus estudios superiores. Según los partidarios de las teorías más aventuradas, fue entonces cuando el joven Marlowe se convirtió en espía. En aquella época, la Inglaterra protestante de Isabel I estaba en constante tensión con el muy católico Imperio español de Felipe II y la amenaza de invasiones o conspiraciones para derrocar a la reina eran un temor cotidiano. Para intentar neutralizarlos, la soberana se apoyó en el servicio secreto de su secretario de Estado, sir Francis Walsingham. Gracias a ello, se pudo descubrir y desbaratar la conjura de la reina María de Escocia, apoyada por Madrid, para derrocar a Isabel.

Sus ausencias constantes en las clases llevaron a sus profesores a negarle a Marlowe el título, pero una misiva llegada desde la corte de Isabel (en la que se afirmaba que el alumno no había asistido a sus estudios “por servicios hechos a Su Majestad”) le permitió obtener su maestría. Desde entonces su carrera teatral fue meteórica, con obras de gran brillantez como Dr. Fausto, El Gran Tamerlán o Eduardo II, convirtiéndose en el dramaturgo más importante con decenas de obras y un poema narrativo largo. Pero, esta prometedora carrera de escasos 6 años se vio abruptamente concluida con su misteriosa muerte en la taberna de Eleanor Bull en medio de una oscura reyerta.

En 1593 Marlowe se reunió con Ingram Frizer, Robert Poley que era agente secreto del Gobierno y Nicholas Skeres, en esta taberna a las afueras de la capital británica. Tras un día de mucha bebida, al anochecer Frizer y Marlowe discuten por la abultada cuenta y según los testigos, el dramaturgo tomó la daga de Frizer para apuñalarlo, pero Frizer se la arrebata y lo mata. Sin embargo, hay algunos puntos extraños en este suceso. Las heridas de Frizer son tan leves que incluso él podría habérselas infligido, el cuerpo fue enterrado de forma apresurada solo 48 horas después, con heridas que lo dejaron irreconocible. Frizer fue detenido pero fue exonerado del crimen con inusitada rapidez.

Se apuntan a varias teorías sobre el porqué de esta muerte. Por un lado, Marlowe pudo caer en una trampa de personas que lo querían eliminar por lo que sabía. 12 días antes de su muerte, el dramaturgo había sido detenido para interrogarlo por unos documentos atribuidos a él en los que aparecían blasfemias contra la Iglesia protestante, pero pudo salir libre. Es posible que el comprometido Marlowe pudiera revelar nombres que pondrían en problemas a otras personas, como el agente doble Poley que en realidad trabajaba para Madrid. Sin embargo, hay otra teoría aún más aventurada, relacionando a Marlowe con el inmortal dramaturgo William Shakespeare, planteando que fuera la misma persona, siendo la reyerta de la taberna lo que permitiría a Marlowe asumir su nueva identidad.

William Shakespeare

Lo cierto es que sobre la juventud de Shakespeare no se sabe nada, excepto algún documento donde se lo menciona. Ambos nacieron el mismo año, empezando la fulgurante carrera literaria de Shakespeare poco después de la muerte de Marlowe. El escritor Calvin Hoffman elaboró una teoría según la cual el asesinato en la taberna fue una treta, colocando el cuerpo de un marinero desconocido en la escena del crimen. Otro elemento fue el hecho de que cuando se reabrió el ataúd de Marlowe en la iglesia de San Nicolás de Deptford, se descubrieron varias obras escritas enterradas junto a él, pero que en realidad correspondían a Shakespeare.

Es mejor ser rey de tu silencio que esclavo de tus palabras

William Shakespeare

La autoría de las obras de Shakespeare es un viejo debate en el mundo literario. A pesar de su mínima educación, en sus obras describe escenarios lujosos con todo tipo de detalles y otros lugares del mundo con gran acierto, como la corte danesa en su inmortal Hamlet. De él se decía en la época que no sabía ni latín ni griego. Se ha propuesto que sus obras en realidad fueran de la autoría de la reina Isabel I o del conde de Ruthland, Roger Manners, cuyo criado se llamaba William Shexper. Coincidiendo con la muerte de Manners en 1612, Shakespeare no publicó nada más, iniciando su extraño retiro a su Stratford natal. Sea como sea, Marlowe y Shakespeare fueron dos grandes de la literatura inglesa, dos colosos del brillante teatro isabelino. La prematura muerte de Marlowe nos dejó sin obras que hubieran sido magistrales, mientras que Shakespeare tuvo más suerte y pudo legarnos obras que a pesar de los años siguen siendo inmortales como Otelo o Macbeth.

You might also like More from author

Comments

Loading...