Sorpresa en la Gran Pirámide

Hallada una cámara oculta a través de los Rayos Cósmicos

0 679

Las colosales pirámides de Gizeh han sido testigos de más de 5000 años de Historia humana. Inmensas rocas con registros milenarios, resistieron el paso de largos años y han inspirado a cientos de generaciones por su monumentalidad. Construidas en una época en la que ni siquiera se conocía la rueda, sobre como se hizo tamaña obra de ingeniería aún no hay una versión definitiva. A pesar de tantos años de estudios y de misterio, siguen apareciendo nuevos datos como el descubrimiento de una nueva cámara en el interior de la Pirámide de Keops, que junto a las de Micerinos y Kefrén conforman esta triada colosal. La cámara oculta estaría 40 o 50 metros sobre la llamada Cámara de la Reina.

Espacio descubierto, señalado con un circulo rojo

La prestigiosa revista Nature publicó este descubrimiento en un artículo de 18 páginas, realizados por tres equipos de físicos, dos de Japón y uno de Francia, entre todos suman a 34 científicos. Estos equipos usaron una novedosa técnica, no invasiva, que fue apoyada por las autoridades egipcias: los muones. Son partículas elementales que se producen cuando los rayos cósmicos chocan con los átomos de la atmósfera y atraviesan todos los cuerpos materiales de la superficie terrestre, desplazándose en línea recta. Analizando el comportamiento de estas partículas dentro de la Gran Pirámide, los equipos de físicos instalaron tres grupos de detección: dos en el interior y uno en el exterior. Los muones son absorbidos por la piedra, por lo que al revisar los resultados, los científicos vieron que había una concentración muy alta de estas partículas en la parte superior de la pirámide, indicando que allí había un amplio lugar vacío.

Las estancias que ya se conocen fueron detectadas correctamente por los equipos, pero los especialistas se mostraron sorprendidos por este descubrimiento. No se sabe si este lugar vacío es un simple pasillo o una cámara funeraria pero tiene unos 30 metros de largo, semejante al de la Gran Galería de la pirámide. La única forma de acceder a este lugar es haciendo excavaciones, cosa impensable por ahora, por lo que se propone usar pequeños robots para poder acceder a esta estancia oculta. Ya en 2016 se había descubierto otro espacio vacío, de menor tamaño, justo en el muro norte. Lo cierto es que el interior de la Gran Pirámide aun no ha sido entendido plenamente, con numerosos corredores y pasillos cuya función se desconoce y que no han sido estudiados en su totalidad.

Acceso actual a la Gran Pirámide

Los físicos han asegurado que van a seguir monitoreando la pirámide para buscar nuevas oquedades. Las investigaciones con muones ya vienen desde los años 70, pero de forma mucho más precaria. En esa década, el físico estadounidense Luis Álvarez ya monitoreó la vecina pirámide de Kefrén sin que se descubrieran nuevas estancias. Con esta técnica se estudiaron otros yacimientos de Italia y México o la central nuclear de Fukushima, durante el maremoto y el accidente nuclear del 2011. Ahora resta buscar la forma de acceder a esta cámara oculta en la Gran Pirámide y descubrir que hay en ella. Existe la posibilidad de que sea otro corredor vacío, una cámara de descarga o una estancia funeraria con vestigios arqueológicos. En este último caso podría aportar información de enorme importancia, convirtiéndose en la primera estancia intacta hallada en una pirámide.

Hay otras teorías incluso más controvertidas y que podrían traer información sobre esta cámara descubierta. El francés Jean Pierre Houdin se fijó en la existencia de grandes bloques de piedra que se desconoce cómo pudieron ser colocados porque no entraban por los corredores. En 2007 propuso que las cámaras actuales, visitadas por cientos de turistas, son falsas (para despistar a los intrusos y saqueadores) y que las cámaras verdaderas se encuentran ocultas en el interior de la pirámide. Esto explicaría que las grandes losas fueron colocadas desde dentro y se planteó que las estancias visitables son secundarias, siendo cerradas antes del entierro real. También el egiptólogo Jordi Ferré se asombró por los fallos de seguridad de la antecámara real y afirmaba que las losas de piedra que la protegen en realidad cierran los accesos a una cámara oculta.

Todas estas hipótesis deberán ser respondidas en el futuro. La pirámide de Keops continua inmutable, ocultando sus secretos. Fue el edificio más alto del mundo durante 3800 años, construida con más de 2 millones bloques de piedra y recubierta de caliza blanca. Alzada en tan solo 23 años, los especialistas aún no se explican cómo se logró, sobre todo en una época como el Reino Antiguo egipcio, cuando el país se había unificado recientemente y la ciencia de las pirámides aún era joven. Fue erigida por el faraón Jufu o Keops, del que poco se sabe, hacia el 2570 antes de Cristo, con una altura de un edificio de 40 plantas y una base del tamaño de un estadio de fútbol. Tiene 8 caras, en vez de 4 como piensa la mayoría, generándose el llamado efecto relámpago, cuando la luz solar salta repentinamente de una semicara a otra durante el amanecer y el atardecer de los equinoccios, fruto de un profundo conocimiento astronómico y místico. Esto, unido a la perfección de las medidas y de los conocimientos arquitectónicos, físicos y matemáticos de esta obra demuestran la maestría y brillantez de sus constructores. Seguiremos aguardando a que las pruebas empíricas puedan demostrar algún día lo que el alma del ser humano siente, o mejor dicho presiente.

You might also like More from author

Comments

Loading...