El ojo del planeta

El ELT de Chile

0 350

A 130 km de Antofagasta, Chile, obreros y camiones se afanan en despejar el terreno en medio del desierto. En medio de la soledad y el intenso calor de Atacama, desde mayo de este año 2017 se está construyendo el que será el telescopio más sofisticado y potente del planeta. Se eligió este emplazamiento alejado de todo poblamiento humano para aprovechar la escasa contaminación lumínica y la escasez de nubes en el lugar más seco del planeta. Si todo marcha según lo previsto, el llamado Telescopio Extremadamente Grande (ELT) estará inaugurado en el año 2024.

Render del futuro ELT

Desarrollado por el Observatorio Europeo Austral (ESO), este implacable ojo artificial será más potente que el Telescopio Hubble. El ELT es descrito por la misma ESO como el futuro artífice “de los mayores desafíos científicos de nuestro tiempo y se espera que consiga notables primicias”. Con su lente de 1100 metros cuadrados y 800 espejos hexagonales podrá sondear el cosmos buscando la posibilidad de vida en los planetas extrasolares, estudiar la energía oscura, los sistemas protoplanetarios o la formación de las galaxias. El proyecto fue resultado de casi 10 años de trabajo coordinado entre más de 100 especialistas y astrónomos de todo el mundo, que definieron como deberá ser este “telescopio del futuro”.

Este prodigio de la ciencia se elevará sobre el cerro Armazones del desierto chileno, después de sopesar otras localizaciones como el cerro Macón (Salta) en nuestro país, la isla Gran Canaria de España, Marruecos o Sudáfrica. La base de los edificios ya empieza a adivinarse sobre el Armazones, pero se tardará tiempo en instalar estas complejas estructuras, ya que necesitan una inversión de más de 1000 millones de euros. La ESO instaló unas cámaras que permiten seguir en tiempo real en su página oficial como se construye el edificio. El telescopio tendrá una estructura de 5000 toneladas de peso, 80 de altura y una cúpula semiesférica. Contará con sofisticados espectrógrafos que permitirán una enorme resolución.

Proyecto Mosaic

La última de las novedades de este súper telescopio óptico-infrarrojo se refiere precisamente a uno de los espectrógrafos que poseerá: el proyecto Mosaic. Se trata del resultado de científicos de 11 países, una estructura del tamaño de un edificio de dos piso cuya misión será la de estudiar la materia más lejana y por ello más antigua del Universo, para analizar como era hace 12 millones de años. Los espectrógrafos dispersan la luz captada por el telescopio en sus diferentes colores para analizarlos y obtener información sobre la temperatura, densidad o composición química de los objetos que los emiten. Mosaic será una herramienta formidable no solo por la nitidez con la que logrará enfocar a planetas o estrellas, sino porque será capaz de enfocar muchos objetos celestes al mismo tiempo, aprovechando mejor el tiempo.

Su avanzada tecnología de óptica adaptativa le permitirá corregir las distorsiones lumínicas provocadas por las turbulencias de nuestra atmósfera. Esto le permitirá obtener imágenes de una nitidez inédita de los objetos más lejanos y antiguos, así como intentar solucionar el viejo interrogante de si existe o no la misteriosa materia oscura en torno a las galaxias. Ahora solo resta esperar hasta el 2024 para que este ojo pueda abrir sus párpados y empiece a escrutar el Universo. ¿Será capaz de responder las grandes preguntas de los científicos y la ciencia?

You might also like More from author

Comments

Loading...