Estrategias frente a los asteroides

Liderado por la Universidad de Maryland

0 197

El asteroide 2012TC4 pasó esta madrugada del 12 de Octubre muy cerca de la Tierra. Estuvo a menos de 44 mil km de nuestro planeta, bastante cerca si observamos que los satélites que monitorean la Tierra están a 36 mil km. Si tenemos en cuenta que cada año hay alrededor de 3 avistamientos de este tipo, ¿qué hace destacable este pequeño meteorito? La razón es que la ciencia decidió elegirlo para poner a prueba un sistema de alerta temprana para la llegada de estos desagradables visitantes.

2012TC4 que parece más el nombre de un robot, no representa ningún peligro para la vida en la Tierra. Tiene el tamaño de una casa (15-30 metros) y una velocidad de 14 km por segundo. No lo volveremos a ver hasta el año 2050. Sin embargo, diversas agencias como la ESA europea y la NASA de EEUU coordinadas por la Universidad de Maryland, utilizaron este acercamiento como un “entrenamiento” para estar preparados para futuros eventos más peligrosos. Los observatorios escrutaron al pequeño asteroide estudiando su trayectoria y su composición como una forma de clarificar la información y realizar una especie de simulacro.

Por ahora, no se han encontrado formas de hacer frente a estas potenciales amenazas más allá de evacuar la zona donde se estima que impactaría. Sin embargo hay algunos proyectos, como el que lidera la NASA contra el asteroide binario Didymos. Con tamaños de 700 metros y de 108 en el caso del más pequeño, ambas rocas pasarán a 11 millones de km de nuestro hogar en el año 2022. La agencia de EEUU presentó la DART (Prueba de Redireccionamiento del Asteroide Doble) que intentará impactar a altas velocidades a Didymos para cambiar su trayectoria y alejarlo de la Tierra. Será una forma de evaluar las consecuencias y si realmente es un método adecuado para mitigar esta amenaza.

Simulacion de OSIRIS-REx sobre Bennu

Otro objeto que se está estudiando es Bennu, un asteroide de 500 metros llamado así en honor a la ave de la muerte de la mitología egipcia. En 2016 la sonda OSIRIS-REx despegó con el objetivo de llegar dos años después en 2018, a las cercanías de la roca y estudiarla en profundidad. Su composición, trayectoria y su superficie serán monitoreadas, así como los cambios que sufre por efecto del Sol. El asteroide se calienta por efecto del Sol y emite radiación térmica en diferentes direcciones, lo que altera su órbita (efecto Yarkovsky). Además la sonda tomaría muestras de Bennu y volvería a la Tierra en 2022 si todo sigue el orden establecido. Este meteorito también supone una alerta para la comunidad científica, por ello se intentará a partir de los datos recogidos entenderlo mejor y encontrar una forma de desviarlo en el futuro.

La NASA se encuentra actualmente sondeando el espacio para hacer un listado de los objetos que pueden acercarse demasiado a la Tierra, como cometas, asteroides y meteoritos. La Humanidad es principiante en este campo y deberán pasar años antes de poder desarrollar una tecnología adecuada para desviar meteoritos. Pero, estos fragmentos de roca no son solo amenazas, sino también fuente de vida: poseen carbono y agua y se cree que a partir de ellos nacieron los primeros organismos en la Tierra.

You might also like More from author

Comments

Loading...